Horchata de chufa casera

Horchata de chufa casera
La horchata de chufa es la mejor bebida refrescante que se puede tomar en verano, es típica y tradicional de la Comunidad Valenciana, sobre todo en el norte de Valencia, en la huerta, y principalmente en el pueblo de Alboraya donde hace años habían enormes campos de chufas.....ahora ya no hay tantos, pero es donde se hace la mejor horchata del mundo!!! La más tradicional es la horchata líquida, aunque también la puedes encontrar granizada...una y otra son una delicia. Desde la antigüedad está considerada como una fuente de vitaminas y con propiedades muy beneficiosas para el organismo, la horchata posee propiedades digestivas muy saludables por su alto contenido en almidón y aminoácidos. La horchata de chufa de Valencia tiene denominación de origen, y eso es una garantía de calidad!!
Ingredientes
500g de chufas.
500g de azúcar.
2 litros de agua.
Elaboración
Primero de todo tienes que lavar bien las chufas en varias aguas para que no tengan tierra.
Ahora hay que rehidratar las chufas. Cuando estén completamente limpias, déjalas en remojo en abundante agua fría durante un período de 12 a 14 horas, para que absorban agua y se hinchen. Pasado ese tiempo, vuelve a lavarlas bien, cambiando el agua hasta que salga completamente clara y limpia, escurre las chufas.
Tritura o machaca las chufas rehidratadas en un mortero o picadora, ves echando un poco de agua al picarlas para que no suelten aceite.
Añade a la pasta que hemos hecho el resto del agua, deja reposar unas dos horas en lugar fresco.
Echa el azúcar y remueve bien para que se disuelva completamente.
Prepara una jarra grande con un colador metálico y pon encima del colador una gasa o tela fina humedecida con agua, ves echando poco a poco la preparación para que se vaya colando la horchata de las chufas trituradas.
Una vez haya pasado todo el líquido coge el colador de tela y estrújalo con las manos apretando bastante hasta que ya no salga nada de horchata.
Guarda en la nevera la horchata que ha salido para servirla bien fría.
Una buena horchata siempre deja huella en el vaso, es señal de que tenía muchas chufas....
Si prefieres tomarla granizada, ponla en el congelador removiendo de vez en cuando para romper los cristales que se forman, hasta que consigas el granulado que te guste.
Si no la vas a consumir enseguida una vez esté fría, tendrás que agitarla cuando la tomes porque se concentra y hace un poso en el fondo de la jarra o recipiente.