Leche frita (apta para celíacos)

Leche frita (apta para celíacos)
Rica y fácil leche frita hecha con Maizena para los intolerantes al gluten.
Ingredientes

Para la masa:

  • 1/2 litro de leche semidesnata
  • 100 gr. de azúcar
  • 40 gr. de Maizena
  • 1 trozo de cáscara de limón (aproximadamente un dedo de largo)
  • 1 rama de canela

Para freír:

  • 4 cucharadas de Maizena para rebozar
  • 1 huevo
  • aceite de girasol

Para rebozar: 

  • 4 cucharadas de azúcar 
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
Elaboración
Comenzamos poniendo la mitad de la leche en un cazo junto con la rama de canela y la piel del limón. La calentamos a fuego medio-alto hasta que esté a punto de hervir y retiramos del fuego. Tapamos el cazo y dejamos que infusione durante unos 20 minutos aproximadamente.

Pasado este tiempo, colamos la leche en otro cazo, añadimos el azúcar y volvemos a calentar a fuego medio-bajo. Mezclamos bien. Mientras se calienta la leche, mezclamos el resto de la leche que nos quedaba fría con la Maizena. Cuando esté bien disuelta lo añadimos al cazo con la leche caliente.

Ahora es el momento de hacer músculo. Con unas varillas vamos removiendo la mezcla continuamente hasta que espese (entre 30 y 40 minutos aproximadamente). El punto perfecto de espesor es cuando al echar toda la leche para un lazo del cazo vuelve muy muy lentamente a su posición inicial.

Con un papel de cocina y un poquito de aceite de girasol engrasamos el molde donde echaremos nuestra leche. Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente y a continuación tapamos el recipiente (yo utilicé papel de aluminio). Refrigeramos mínimo 3 horas.

Cuanto más tiempo esté en el frigorífico más dura se pondrá (yo la dejé toda la noche). Puedes mantener la leche así algunos días (por si doblas las cantidades para hacer más) y pasarla por huevo y harina justo antes de freír para comerlas.

Desmoldamos y cortamos en trozos (a vuestra elección el tamaño). Calentamos una sartén con abundante aceite de girasol. Preparamos un plato con la Maizena, otro con el huevo batido y otro con la mezcla de azúcar y canela. Cogemos una porción, la enharinamos, la pasamos por el huevo batido y la freímos (aproximadamente 1 minuto hasta que esté dorada por todos lados).

Retiramos del fuego y la colocamos en un plato con papel absorbente. Pasados unos segundos la rebozamos con la mezcla de azúcar y canela. Repetiremos este proceso con todos los trozos y dejamos que se enfríen por completo antes de comerlos.