Leche frita con galletas (dulce típico de Semana Santa y fiestas tradicionales)

Leche frita con galletas, dulce típico de Semana Santa y fiestas tradicionales. La leche frita es una receta que se hace en estas ocasiones junto con las torrijas o los buñuelos desde hace muchísimos años en nuestro país. Está en el recetario de nuestras abuelas y en esta ocasión he decidido hacer esta combinación de leche y galletas que ha quedado absolutamente deliciosa. No dejéis de probarla porque seguro que la repetís más de una vez.

Ingredientes

  • galletas rectangulares (las que necesitemos) 
  • 800 ml. (3 y 3/4 cups) leche entera 
  • 90 gr. (3/4 cup) maicena o almidón de maíz 
  • 100 gr. (1/2 cup) azúcar 
  • 2 palos de canela  
  • piel de naranja al gusto 
  • piel de limón al gusto
  • 2 huevos (para rebozar) 
  • abundante aceite de girasol o neutro para freír 
  • canela molida al gusto (para emborrizar la leche frita con galletas) 
  • azúcar al gusto (para emborrizar la leche frita con galletas)

Utensilios de la leche frita con galletas:

  • molde rectangular extensible a 29 cm x 22 cm (medidas aproximadas) 
  • papel de hornear 
  • hojas de acetato

Elaboración

1 Colocamos papel de hornear dentro de una bandeja, cubrimos la base con galletas y dejamos reservada para más adelante.

2 Ponemos una olla al fuego a temperatura media y vertemos la leche reservando media taza para diluir la Maicena más tarde, incorporamos a la olla la canela y las pieles de naranja y limón sin nada de parte blanca, esperamos a que comience a hervir y cocemos a fuego lento tapada por espacio de 5 minutos, después apagamos el fuego y dejamos la olla tapada para que se infusione bien otros 30 a 60 minutos.

3 Diluimos la Maicena en la leche fría que tenemos reservada, mezclamos hasta que no tenga grumos y reservamos.

4 Colamos la leche que ya está infusionada y volvemos a ponerla en la olla, encendemos el fuego a temperatura media incorporamos el azúcar, mezclamos un poco y añadimos la Maicena diluida y sin parar de remover cocinamos hasta que comience a hervir y espese, después cocinamos un par de minutos más.

5 Apagamos el fuego y rápidamente la vertemos sobre las galletas que tenemos colocadas en la bandeja, repartimos bien la crema y enseguida cubrimos con otra capa de galletas presionando un poquito para que queden pegadas a la crema.

6 Cubrimos la bandeja con papel film, dejamos enfriar a temperatura ambiente y después pasamos a la nevera durante unas horas.

7 Pasados el tiempo de reposo cortamos las porciones de galletas y ponemos abundante aceite a calentar, mientras tanto batimos un par de huevos y cuando el aceite este caliente rebozamos en huevo batido la leche con galleta y las ponemos en el aceite, freímos hasta que estén bien doraditas y seguidamente las retiramos del aceite y las ponemos sobre una bandeja con papel de cocina para que absorban el exceso de aceite.

8 Cuando las tengamos fritas las rebozamos en la mezcla de azúcar y canela que debemos tener en un recipiente amplio para hacerlo con facilidad, las dejamos sobre una bandeja y esperamos a que estén frías antes de servir, después ya solo nos falta emplatar y a disfrutar.

¡Probadlas, os van a encantar!