Magdalenas de naranja y chocolate

Estas magdalenas con sabor a naranja son una delicia y además son muy fáciles de hacer. Son ideales para desayunos y meriendas o cuando os apetece algo dulce. Yo les puse chocolate también, así que ni os cuento cómo están de ricas estas magdalenas.
Ingredientes
  • 380 gr. de harina común 
  • 250 gr. de azúcar 
  • 250 ml. de leche 
  • 150 ml. de aceite 
  • 50 gr. de pepitas de chocolate 
  • 50 gr. de fideos de chocolate 
  • ralladura de una naranja 
  • 3 huevos grandes 
  • 15 gr. de levadura química 
  • 1 esencia de naranja
Elaboración
Primero se va a tamizar la harina bien con el tamiz o con la ayuda de un colador. Es importante de tamizarla, así se evitan las impurezas, los grumos y la masa resulta más esponjosa. En un bol grande se añade el azúcar, la ralladura naranja y la leche y se va batiendo hasta que se disuelve el azúcar.

A continuación, se va añadiendo poco a poco el aceite. En un bol pequeño se van rompiendo los huevos de uno en uno y se añaden en el bol grande, de este modo evitamos de añadir a la mezcla alguno en mal estado. Se añade también la esencia de naranja y luego se pone la maquina en marcha y se va batiendo durante 5 minutos aproximadamente.

Se termina de batir y se aparta la máquina. A continuación, se va a mezclar la levadura química con la harina. Una vez mezcladas se empieza a incorporarlas con la ayuda de una espátula, con movimientos envolventes, de abajo para arriba, hasta que se incorpora toda la cantidad.

Una vez que se ha terminado de incorporar la harina se tapa el recipiente, yo lo he tapado con film transparente. Se lleva a la nevera para 4-5 horas o más bien si se prepara por la tarde se puede dejar en la nevera toda la noche, así se enfría bien.

Mi masa ha estado en la nevera 12 horas aproximadamente, y se observa como ha formado burbujitas por encima y tiene una textura muy esponjosa. A continuación, se le añade las pepitas y los fideos de chocolate. Podéis añadir solo las pepitas o los fideos, yo he añadido las dos cosas por experimentar, y la verdad que me ha encantado porque son dos texturas diferentes.

Se incorpora el chocolate con la ayuda de una espátula, con movimientos envolventes, para no bajar el volumen de la masa. Como podéis observar ha elevado y está bien esponjosa. Cuando se coge con la paleta y se deja a caer y forma como una cinta es cuando ya tenemos la textura ideal para nuestra masa de magdalenas.

A continuación, se colocan las capsulas de papel en el interior de los moldes de magdalenas y también se enciende el horno a 200ºC con calor arriba y abajo. Se empieza a rellenar las capsulas con la ayuda de una cuchara de helado o bien con dos cucharaditas.

Se rellena tres cuartas partes de cada capsula. Una vez que ya están rellenas se llevan al horno para 15-20 minutos aproximadamente o hasta que se ven doradas por encima. El tiempo puede variar dependiendo de cada horno y de la capacidad de las capsulas.

Podéis probarlas con un palillo y si sale limpio ya están listas. Las mías han tardado 20 minutos debido que las capsulas han sido más grandes. Pasado el tiempo y comprobado que ya están hechas se sacan y se dejan unos minutos a enfriar dentro del molde.

Luego se colocan en una rejilla y se dejan enfriar por completo. Espero que os haya gustado la receta y que preparéis vosotros también estas riquísimas magdalenas.