Magdalenas de nata

Magdalenas de nata, tiernas, esponjosas, suaves y deliciosas magdalenas para desayunar o merendar son ideales, se preparan en un momento con ingredientes naturales y con un sabor insuperable.
Ingredientes
125 ml de nata para montar o crema de leche para batir
125 ml de aceite de girasol o de semillas
125 g de azúcar
195 g de harina de repostería o de todo uso
2 huevos de tamaño grande
8 g de levadura química o polvo de hornear
1 pizca de canela molida
ralladura de 1 limón (sin nada de blanco)
Azúcar al gusto para poner por encima de la magdalenas
Capacillos para magdalenas
Bandeja para magdalenas
Elaboración
Ponemos en un recipiente amplio los huevos, el azúcar y la ralladura de limón. Con una batidora eléctrica batimos hasta que sea una mezcla espumosa y blanquecina. Añadimos después la pizca de canela, el aceite y la nata y batimos lentamente hasta que se integre bien. Tamizamos la harina junto a la levadura y la incorporamos poco a poco a la mezcla, removiendo hasta que esté incorporada. Tapamos el bol y lo dejamos reposar en la nevera durante una hora.

Pasado el tiempo de reposo, ponemos los capacillos en la bandeja para hornear y los rellenamos con la masa, sin llenar del todo, solo tres cuartas partes de su capacidad. Espolvoreamos con el azúcar por encima y las horneamos con el horno precalentado a 220 grados, calor arriba y abajo y sin aire. Cuando introduzcamos las magdalenas, bajamos la temperatura del horno a 190 grados, horneamos de 15 a 18 minutos. (Cuando veamos que ya están doraditas comprobaremos pinchando con un palillo que ya están horneadas). Las dejamos enfriar unos minutos dentro de la bandeja y sobre una rejilla y después las sacamos de la bandeja y dejamos enfriar del todo sobre la rejilla y ya las podremos disfrutar.

Probadlas os van a encantar.