Mermelada de cerezas.

Mermelada de cerezas.
No hay nada más rico y sano para desayunar que tomar una tostada de pan con mermelada casera acompañando el café, leche o café con leche, la mermelada nos carga de energía para pasar la mañana. Aprovecha la fruta de temporada porque es la que está en su mejor momento y es la de nuestros agricultores; puedes utilizarla para todo, para comerla directamente y para cocinar cualquier receta dulce o salada con ellas. Hacer mermeladas caseras con frutas frescas y de temporada es toda una experiencia deliciosa!!!
Ingredientes
500g. de cerezas deshuesadas.
250g. de azúcar.
Zumo de medio limón.
Elaboración
Deshuesa las cerezas sobre un bol para recoger el jugo que sueltan.
Una vez deshuesadas pesa las cerezas porque tienes que poner el peso exacto.
Pon las cerezas en el bol y añade el zumo del limón, mezcla y añade todo el azúcar, remueve para que se mezclen bien todos los ingredientes.
Deja que repose todo junto una hora más o menos.
Pon la mezcla de cerezas y azúcar en un cazo al fuego fuerte hasta que rompa a hervir, baja a fuego medio-bajo y sigue cociendo durante una media hora, remueve de vez en cuando con una espátula de silicona para que no se pegue el azúcar.
Tritura la mermelada con una batidora hasta el punto que te guste, a mí me gusta encontrarme algún trocito pero eso va a gustos.
Comprueba que está en su punto echando un poco en un plato y cogiéndola con los dedos, debe formar un hilo entre ellos al separarlos. En ese momento, retírala del fuego, y deja que se enfríe un poco, aunque te parezca que está algo líquida no te preocupes porque cuando se enfría endurece un poco.
Si vas a utilizar la mermelada en pocos meses, una vez los tarros esterilizados estén llenos y tapados, ponlos boca abajo para que hagan el vacío hasta que estén fríos por completo. Si los quieres guardar por más tiempo tienes que hervir los tarros llenos durante 15 minutos, luego apaga el fuego y deja que se enfríen dentro del agua.
Para esterilizar los tarros, hiérvelos unos 10 minutos en una olla con agua, saca con unas pinzas y deja que se escurran.
Que gusto da cuando llenas los tarros de la mermelada recién hecha, y sobre todo que satisfacción da cuando te la comes!!!