Mermelada de naranja casera, receta muy fácil y natural

Mermelada de naranja casera, receta muy fácil y natural. Aprovechando la temporada de naranjas, ya que están en su mejor momento de sabor y de precio, vamos a preparar esta riquísima mermelada a la que le vamos a añadir menos cantidad de azúcar de lo habitual y ya vais a ver qué estupenda queda. Os la recomiendo, está riquísima y es muy fácil de hacer.
Ingredientes
Naranjas
Azúcar (La mitad del peso de las naranjas peladas)
Ramitas de canela (Opcional)
Tarros de cristal con tapaderas que cierren bien
Elaboración

Preparamos los tarros de cristal ya que es necesario para una correcta conservación del producto que los recipientes donde se va a conservar la mermelada estén esterilizados, para ello ponemos una olla con abundante agua e introducimos en el agua los tarros y sus tapaderas.

Ponemos la olla al fuego y cuando comience el agua a hervir los dejamos hirviendo un par de minutos, después los retiramos del agua y los dejamos sobre una bandeja con papel de cocina boca para abajo (las tapaderas también) hasta que los vayamos a utilizar.

Lavamos y cepillamos bien bajo el chorro de agua fría todas las naranjas, ya que la piel también la vamos a utilizar, seguidamente con un pelador de patatas retiramos toda la parte de color naranja con cuidado de no llevarnos parte blanca, así haremos con todas las naranjas y después con un cuchillo cortamos en pequeñas tiras todas la pieles, la reservamos para más adelante.

Pelamos las naranjas de toda la parte blanca que les queda es conveniente hacerlo con cuchillo para que la piel fina que cubre cada gajo también la retiremos por el contorno de cada naranja, una vez peladas las pesamos para saber la cantidad de azúcar que necesitamos, será la mitad de lo que pesen todas las naranjas.

Seguidamente cortamos todas las naranjas en trozos ni muy grandes ni muy pequeños, es mejor cortarlas directamente sobre la olla donde la vamos a cocer para aprovechar todo el jugo que vaya callando (Foto 4), le añadimos el azúcar mezclamos bien y lo reservamos hasta que lo vayamos a cocinar.

Antes de cocinar las naranjas preparamos las pieles cortadas para que no amarguen mucho, para ello ponemos una olla con agua a calentar y cuando comience a hervir añadimos las pieles de naranja, cocemos durante 5 minutos y después las retiramos con una espumadera a un bol con agua fría.

Tiramos el agua de la cocción y limpiamos un poco la olla, le volvemos a poner agua y llevamos de nuevo al fuego hasta que hierva, entonces añadimos las pieles escurridas y cuando comiencen a hervir las dejamos cocer otros 5 minutos más, cuando estén listas las retiramos con una espumadera y las añadimos a la olla con las naranjas y el azúcar.

Ponemos la olla al fuego a temperatura media alta, añadimos la canela y mezclamos bien y una vez que comencé a hervir vamos a cocer la mermelada durante 50 a 60 minutos a temperatura media, los primeros 30 minutos de cocción no es necesarios remover mucho.

Después de los 30 minutos retiramos la canela y seguimos cocinando a la misma temperatura todo el tiempo, durante los últimos 15 minutos de cocción hay que remover sin parar y cuando hayan pasado los 50 a 60 minutos hacemos la prueba para saber si ya está lista.

Para saber si ya tenemos la mermelada en su punto cogemos una cucharada de mermelada, la ponemos en un plato esperamos unos segundos y con la cuchara hacemos una raya el centro, si se queda ligeramente separada está en su punto, es conveniente que no quede muy espesa ya que cuando enfría espesa más.

Enseguida que ya tenemos en el punto que nos gusta la mermelada la vertemos en los tarros de cristal con cuidado de no quemarnos ya que está muy caliente, colocamos las tapaderas cerrando bien y le damos la vuelta a cada tarro de modo que queden las tapaderas abajo, si dejamos 24 horas después ya podemos girar los tarros y guardarlos en la despenda.

Si hemos seguido bien todos los pasos podemos conservar nuestra mermelada hasta un año a temperatura ambiente, cuando abramos un tarro para consumirlo hay que conservarlo en la nevera hasta que lo terminemos; No dejéis de probar esta mermelada porque como siempre os digo.

¡¡Probadlos os van a encantar!!