Mini tartas con mermelada de melocotón

Mini tartas con mermelada de melocotón
Mini tartas de queso sin azúcar, sin gluten y sin horno con mermelada de melocotón. Una receta fácil y fresquita para amenizar las tardes de verano. No necesita horno y tampoco contiene gluten ni azúcares refinados. También puedes hacerla en un molde de 15 cm, en lugar de tartas individuales, si te gusta más ¿Te animas con la receta?
Ingredientes

Ingredientes para 5 unidades (o un molde de 15 cm) 

Para la base: 

  • 125 gr. de nueces tipo California 
  • 55 gr. de dátiles sin hueso 
  • 37 gr. de aceite de coco

Para la tarta de queso:

  • 450 gr. de queso crema 
  • 4 cucharadas (de 15 ml.) de edulcorante líquido natural 
  • 3 hojas de gelatina neutra 
  • 2 yogures naturales sin azúcares 
  • 1 yogur de leche entera (120 gr.) 
  • 1 cucharadita (de 2,5 ml.) de aroma de vainilla 
  • ralladura de 1/2 limón

Para decorar: 

  • mermelada de melocotón (cero azúcares añadidos) 
  • arándanos 
  • hojas de hierbabuena
Elaboración
Para la base:
Triturar las nueces junto a los dátiles, añadir el aceite de coco y volver a triturar. Forrar los moldes individuales con papel de aluminio y echar la pasta en el fondo. Aplastar para que no queden agujeritos donde se escape la masa de la tarta de queso y guardar en el frigorífico hasta que hagamos el siguiente paso. Poner las gelatinas a hidratar 10 minutos en agua fría.

Para la tarta de queso:
Antes de comenzar, todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente. En un bol mezclar el queso crema con unas varillas hasta que quede cremoso. Echar el yogur, la ralladura de limón y el aroma de vainilla y volver a mezclar hasta que quede homogéneo.

Calentar la leche y disolver en ella la gelatina bien escurrida. A continuación, añadir el endulzante y echar toda la mezcla en el bol del queso y mover hasta integrar. Probar de sabor, por si en lugar de 4 cucharadas de edulcorante como yo, necesitáis una más. Así estaremos a tiempo de rectificar.

Repartir sobre la base de nueces que hicimos al principio y llevar a la nevera durante un mínimo de 4 o 5 horas (yo lo he dejado de un día para otro). Al día siguiente, desmoldaremos las tartas y decoraremos con la mermelada, los arándanos y las hojitas de hierbabuena. ¡A disfrutar!