Orejas de Carnaval

Orejas de Carnaval
Ya que faltan pocos días para los carnavales, os traigo un dulce típico de Galicia, pero que se ha repartido por la península. Son dulces de nuestras abuelas, quien mejor que ellas para sacar las mejores recetas. La zona donde vivo yo, se suelen hacer; rosquillas, retorcidos, y sequillos. Que lo más normal es acompañarlo con un vino dulce de tonel. La masa de las orejas, son todas muy similares en la elaboración. Lo único que al amasar, tenemos que estirar bien la masa para dejarla muy fina. Vamos a la cocina y os cuento la Receta.
Ingredientes
500g de harina de trigo de fuerza. (Seguramente necesitéis más harina, como 200g más, la masa te lo pedirá).
La ralladura de 1/2 limón
El zumo de una naranja
2 cucharadas de azúcar
1 cucharadita de sal
10g de levadura Royal
50ml de anís seco
2 huevos
100g de mantequilla derretida
80ml de agua tibia
Aceite de girasol
Azúcar y canela para el rebozado.
Elaboración
En un bol amplio, añadimos el agua tibia, anís, zumo de Naranja, la ralladura de limón, la mantequilla derretida, el azúcar y la sal.
Batimos todo bien con una lengua de Cocina o con el batidor.
En un bol aparte, teníamos la harina reservada. Agregamos la levadura y envolvemos bien.
Ahora poco a poco se lo iremos echando al otro bol. Mezclando bien, veremos cómo poco a poco va creciendo la masa. Tenemos que conseguir que no se nos pegue.
Añadiremos harina, hasta que esté esponjosa, pero no pegajosa.
Una vez echa, la vamos a volcar sobre la mesa de trabajo, espolvoreando harina. La amasaremos durante 5 minutos. Estiramos de fuera hacia dentro, así varias veces.
Ya teniéndola bien amasada, la volvemos a incorporar al bol. Espolvoreamos harina por encima, y tapamos con un paño de Cocina durante 30 minutos.
Pasado el tiempo, la volcamos sobre la mesa de trabajo amasandola.
Vamos cogiendo bolas pequeñas, y con la ayuda del rodillo estiramos bien hasta que quede bien fina.
Una advertencia os voy a dar, si la masa se pega en el rodillo o en la mesa de trabajo, con un papel de celulosa untais aceite y veréis como así se desliza sola.
Teniéndolas todas estiradas y finas, yo las puse sobre una bandeja. Puse un paño de cocina debajo, encima las orejas estiradas, otro paño y orejas. Así las monte yo, antes de freírlas.
En una sartén onda, echamos el aceite de girasol. Más o menos 1 litro.
Dejamos que se caliente bien el aceite, sin que llegue a echar humo. Luego bajamos el fuego, temperatura media. Las vamos friendo, hasta que queden doradas. El dorado es rápido, vuelta y vuelta.
Las iremos sacando, y poniendolas sobre un papel de celulosa. En una bandeja.
Una vez todas fritas, en un plato echamos el azúcar y las vamos rebozando.
Las vamos colocando sobre una fuente, y listas estarían para servir y comer. (sugerencia, en el plato del azúcar podéis poner la canela y mezclar con el azúcar) yo no lo puse, sólo use azúcar.
https://cocinandoconamorconalvaro.wordpress.com/