Pastaflora con dulce de membrillo

Ingredientes
300 gramos de harina de trigo
100 gramos de mantequilla bien fría
200 gramos de azúcar
15 gramos de levadura química (polvo de hornear)
2 huevos
1 chorrito de esencia de vainilla
1 cucharada de agua fría (10 gramos)
450 gramos de dulce de membrillo
Ralladura de limón
Jalea para pintar
Coco rallado
Elaboración
En un bol, mezclar la harina con la levadura química.
Desmenuzar la mantequilla con la harina hasta hacer migas (puedes ayudarte de un rallador, pasar el trozo de mantequilla por la harina y rallarlo, vuelta harina y rallar hasta acabar), deshacer bien todo con las yemas de los dedos hasta que quede como arena.
Incorporar el azúcar, mezclar bien.
Incorporar los huevos ligeramente batidos, el chorrito de esencia vainilla, el agua y la ralladura de limón.

Con las manos, unir toda la masa hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.
Forrar el fondo del molde de 28 centímetros de diámetro (si tiene fondo desmontable mejor), con papel de horno enmantecado.
Enmantecar y enharinar bien todo el molde.

Precalentar el horno a 200 grados.
Coger unos 500 gramos de la masa y con los dedos, estirarla hasta cubrir todo el fondo de la tartera haciendo un ligero borde de unos 2 o 3 cm.
En un plato hondo, cortar el dulce de membrillo en trocitos.
Incorporarle 60 gramos de agua hirviendo y aplastarlo bien con la ayuda de un tenedor, hasta hacer un puré.
Colocar el puré de dulce de membrillo sobre la masa y estirarlo hasta cubrir todo el fondo.
Con la masa restante, hacer unas tiras e ir colocando encima del dulce de membrillo para hacer el enrejillado típico de esta tarta.

Cocinar en el horno precalentado a 200 grados durante 30 minutos (tiene que quedar bien dorada).

Una vez que sale del horno dejarla enfriar completamente, dentro del molde.
Cuando esté fría, pasarla a una bandeja, pintar con jalea caliente y decorar con coco rallado los bordes de la masa.