Pastel con crema de chocolate (delicioso)

La receta del pastel que os traigo hoy se conoce de toda la vida en mi familia. Mi madre lo preparaba siempre en las fiestas importantes del año, luego yo en mi casa también lo estoy haciendo y a mis hijos les encanta. De hecho en Navidades, Semana Santa o en las fechas señaladas del año no falta. Aunque tiene un poco de trabajo merece la pena meterme en la cocina y prepararlo para mi familia. A continuación os voy a explicar cómo se hace.
Ingredientes

Para la masa: 

  • 550 gr. de harina de repostería 
  • 2 huevos 
  • 150 gr. de mantequilla 
  • 100 gr. de azúcar o 50 gr. de fructosa 
  • 12 cucharas de leche 
  • 5 gr. de gasificante o levadura en polvo (tipo Royal) 
  • 10 ml. aroma de vainilla 
  • 5 ml. esencia de ron (opcional) 

Para la crema:

  • 250 gr. de azúcar 
  • 230 ml. de agua 
  • 50 gr. de harina 
  • 250 gr. de mantequilla 
  • 30 gr. de cacao puro 
  • 5 ml. de esencia de ron
Elaboración
Se empieza con la masa, mezclando los huevos con la leche, el azúcar o fructosa, y la vainilla. Se baten con las varillas. Luego se añade la mantequilla derretida pero no caliente y se mezcla bien. La harina tamizada se mezcla con el gasificante o levadura en polvo y luego se va añadiendo poco a poco mezclando hasta que se incorpora toda.

Se aparta las varillas y se sigue amasando hasta que no se pega de la mano. Si veis que hace falta un poco más de harina pues se le echa para que resulte una masa firme y elástica a la vez. Se envuelve en film transparente y se deja unos 20 minutos en la nevera.

Mientras, se va preparando la crema. En una cazuela se añade el azúcar y se pone al fuego. Se mezcla hasta que el azúcar se pone liquido. Es cuando se le añade el agua con cuidado para que no se quemen, porque va a salir mucho vapor.

Se deja a cocer a fuego moderado hasta que se hace como un sirope. En este tiempo se diluye la harina con 4-5 cucharas de agua mezclando con un tenedor hasta que se forma una crema fluida sin grumos. Se baja el fuego del sirope y se va añadiendo la harina despacio y sin dejar de remover.

Se cocina a fuego lento durante 5-6 minutos removiendo continuamente. Se aparta y se deja a enfriar. Cuando ya está un poco caliente se le añade la mantequilla y se mezcla bien hasta que esté bien incorporada, luego se sigue añadiendo el cacao y la esencia de ron haciendo el mismo proceso.

Si no queréis echarle ron podéis sustituirlo con vainilla. Luego se mete en la nevera para que se enfrié bien. Pasados los 20 minutos se saca la masa de la nevera y se corta en tres partes iguales. Se espolvorea bien con harina la mesa de trabajo y se extiende la primera plancha con la ayuda de un rodillo, del tamaño que tiene el fondo exterior de la bandeja.

Se precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Se prepara la bandeja del horno del siguiente modo: se le da la vuelta a la bandeja, es decir, boca abajo se le pone papel vegetal por el dorso y luego se coloca la masa, se introduce al horno en el medio para 15 minutos aproximadamente o hasta que se ve un poco dorada por encima.

Mientras, se va extender la 2ª plancha y cuando ya se saca la primera y se deja enfriar, se va colocando y al horno. Se hace lo mismo con la tercera. Cuando ya están las 3 planchas frías y la crema también, se empieza a montar el pastel.

Se coloca la primera plancha y se le añade la mitad de la crema extendiéndola por toda la superficie, luego se coloca la 2ª plancha presionando un poquito sin que se salga la crema. Se echa la otra mitad de la crema y se extiende, luego la 3ª plancha y listo.

Se envuelve en film transparente y se guarda en un lugar fresco durante 24 horas más o menos para que se ponga tierno. Es cuando ya se puede cortar en la forma que más os guste y espolvorear bien por encima azúcar glas. Espero que os guste aunque tiene un poco de trabajo, y que lo preparéis por lo menos una vez.

Consejo nutricional:
Es un pastel bastante calórico y con bastante azúcar blanco pero es la única forma de prepararlo. Consumirlo sin abusar y para darse un caprichito. También lo podéis preparar cuando tenéis invitados o algún evento. Seguro les van a encantar a todos. ¡Hasta la próxima!