Pastel de yogur

Hoy vamos a hacer un postre rápido, rico y que prepararás en casa sin complicación alguna. A mí personalmente me encanta este pastel de yogur porque es un postre con una textura suave y ligera y con ese toque a limón que le va perfecto, ¡comenzamos con nuestra receta!
Ingredientes

Para 4 a 5 personas: 

  • 4 huevos 
  • 70 gr. de azúcar 
  • 350 gr. de yogur griego sin azúcar 
  • 40 gr. de Maizena 
  • 4 gr. de levadura o polvo de hornear 
  • ralladura de limón 
  • una cucharadita de esencia de vainilla

Molde de 21 cm x 7 cm de alto 

Molde de 20 centímetros de diámetro

Papel de horno

Elaboración
Comenzamos separando las claras de las yemas de los 4 huevos, ponemos las claras en un bol y las yemas en otro. Reservamos el bol en el que tenemos las claras. Es importante que los huevos no estén fríos, deben estar a temperatura ambiente para que a la hora de montar las claras no tengamos problemas.

Ahora, añadimos el azúcar al bol donde tenemos las yemas y batimos bien durante unos minutos, hasta que veamos que van cogiendo un color blanquecino y que han doblado su volumen. Seguidamente, le añadimos el yogur griego natural y sin azúcar, y la ralladura de limón (sólo la parte amarilla, si rallamos la parte blanca amargará, ¡cuidado!).

Volvemos a mezclar hasta que quede bien integrado. Añadimos también una cucharadita de esencia de vainilla (esto es opcional). A continuación, mezclamos la Maizena con la levadura química o polvo de hornear y añadimos también al bol donde tenemos los demás ingredientes, volvemos a mezclar e integramos bien la Maizena sin que nos quede grumos.

Ahora, cogemos el bol dónde tenemos las claras y las montaremos a punto de nieve. Añadimos las claras montadas al bol donde tenemos todos los demás ingredientes, las añadimos poco a poco y las vamos integrando con movimientos suaves y envolventes para que las claras bajen lo menos posible.

A continuación, ponemos un papel para hornear un poco humedecido con agua (así nos será más fácil manipularlo) en el molde y volcamos nuestra masa. También lo puedes hacer directamente en un molde untado con un poco de mantequilla.

Seguidamente, metemos al horno precalentado a 170 ºC durante unos 30 minutos aproximadamente, depende de cada horno, lo tendremos con calor arriba y abajo, colocando la bandeja en la parte más baja del horno para que no se nos haga demasiado por arriba y se nos quede crudo por abajo.

Una vez pasado ese tiempo, apagamos el horno y lo dejamos unos minutos más dentro del horno con la puerta abierta, sacamos del horno y dejaremos enfriar por completo antes de desmoldarlo. Para finalizar, una vez que ya esté el pastel frío y antes de servirlo, espolvoreamos por encima con azúcar glas ¡y listo! Un dulce fácil, muy suave y esponjoso.