Pestiños y palillos de leche

Pestiños y palillos de leche
Estos son unos dulces típicos de Semana Santa. Los palillos de leche son típicos de mi pueblo, Priego de Córdoba.
Ingredientes

Ingredientes para los pestiños:

  • 1 vaso de vino
  • 1 vaso de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de café de sal
  • semillas de sésamo (aquí lo llamamos ajonjolí)
  • harina (la que admita para obtener una masa manejable)
  • azúcar para emborrizar
  • un trozo de cáscara de naranja
  • aceite de oliva para freír los pestiños

Ingredientes para los palillos de leche:

  • 1 vaso de leche 
  • 1 vaso de aceite de oliva 
  • 1 vaso de azúcar 
  • 1 cucharadita de café rasa de canela (al gusto si te gusta más o menos) 
  • harina (la que admita para obtener una masa manejable parecida a la del pan) 
  • aceite de oliva para freír
Elaboración
Elaboración de los pestiños:
En un cazo calentar el vino con la sal hasta que ésta se disuelva y dejamos templar. Cuando se haya enfriado ponemos en un cuenco el vino, el aceite y vamos añadiendo la harina hasta obtener una masa manejable. Después le incorporamos el sésamo hasta que se integre bien.

Una vez tengamos la masa en una sartén ponemos abundante aceita de oliva y cuando esté caliente freímos en él un trozo de cáscara de naranja para quitarle al aceite el sabor a crudo. Vamos estirando la masa con un rodillo, cortamos cuadrados y unimos por las puntas diagonales para dar forma de pestiño apretando bien el centro para que no se nos abra y los vamos friendo con el aceite bien caliente.

Cuando estén fritos, los ponemos en papel absorbente y aún en caliente, rebozamos en azúcar. Y listos para comer ¡ummmmmm!


Elaboración de los palillos de leche:
En un cuenco hondo ponemos el aceite, la leche, el azúcar y vamos incorporando harina hasta que tengamos una masa que podamos manejar bien con las manos. Una vez la tengamos lista, hacemos sobre la encimera fideos del grosor de un centímetro aproximadamente y cortamos los palillos de largo como nos guste pero mas o menos de unos 5 cm.

En una sartén ponemos abundante aceite a calentar y cuando esté muy caliente freímos los palillos hasta que estén morenitos. Una vez fritos, los ponemos en papel absorbente para quitar el exceso de grasa y dejamos enfriar sin tapar para que no se pongan ternuchos.

Una vez fríos conservar en táper y... ¡listos para comer! ummmmmm