Postre con gelatina de colores

Postre ideal para estas navideades para hgacer con los más peques de casa
Ingredientes

Llega
el calorcito y en breve tendremos nuestros peques por casa, y que mejor
que compartir con ellos el hacer un postre super fácil y divertido.

Este
Postre con gelatina de colores lo hice con mi sobrino Marco, ya
aprovecho para agradecerle que seguro sin su ayuda esto no hubiera
quedado tan bien.  GRACIAS BOMBÓN!!!

Como
podrán ver es un postre que para el veranito es ideal, pero saben si
sabemos combinar los colores de la gelatina es un postre muy navideño. 
Así que tenerlo en cuenta que le van a sacar mucho provecho.


POSTRE CON GELATINA DE COLORES
Ingredientes:

Forja-Ideas-Postre-Gelatina-colores


 

1 paquete de gelatina de fresa o frambuesa (2 sobres)

1 paquete de gelatina de manzana, kiwi, o limón (2 sobres)

1 paquete de láminas de gelatina neutra (12 láminas, la cantidad necesaria para 1 litro de líquido)

1 bote grande de leche condensada (740 g)


Elaboración:
 

Usaremos
dos moldes rectangulares pequeños, los untaremos con un poco de aceite
de girasol para que luego sea más fácil desmoldar la gelatina. 

Preparamos
las gelatinas de sabores según las instrucciones del fabricante. y las
vertemos en dichos moldes cada sabor en uno y dejamos en el frigorífico
mínimo 3 horas, mejor de un día para otro.

Una
vez solidificada las gelatinas, la desmoldamos con cuidado, y con un
cuchillo afilado que iremos mojando en agua caliente, cortamos en
cuadrados. No hace falta que sean regulares. Mezclamos con cuidado ambas
gelatinas.

Preparamos
un molde (se puede hacer en un bol cualquiera, de plástico o de
cristal), untándolo con un poco de aceite de girasol para que resulte
fácil de desmoldar.

Colocamos los cuadrados de gelatina de colores repartidos en el molde. 

Ponemos
a hidratar las 12 láminas de gelatina neutra en un bol con agua fría 5
minutos.  Calentamos un vaso de agua hasta que hierva, lo ponemos en un
bol amplio y agregamos las hojas de gelatina hidratadas y escurridas.
Removemos hasta que se disuelvan completamente.

Agregamos
la leche condensada al bol donde hemos disuelto las hojas de gelatina
(y no al revés o quedarán grumos) mientras que removemos continuamente.

Dejamos enfriar a temperatura ambiente, unos 15 minutos.

Vertemos
la gelatina de leche condensada en el molde donde habíamos colocado
previamente los cubitos de gelatina de colores. La leche condensada no
debe superar el nivel de los cuadrados de gelatina de colores, ya que
estos flotan, y si no la parte de abajo (que luego será la parte
superior de nuestra gelatina) quedaría solo blanca.

Dejamos enfriar en el frigorífico mínimo 3 horas, idealmente de un día para otro.

Para
desmoldar, debería bastar con girar el molde, pasar con cuidado un
cuchillo afilado por el borde o sumergir el molde unos segundos en agua
muy caliente.