Rosca de calabaza cruda con almendra y chocolate (sin lácteos)

Rosca de calabaza cruda con almendra y chocolate (sin lácteos)
Comer un trozo de esta rosca de calabaza con almendra y chocolate es el mejor regalo que puedes hacerte a ti mism@. Es un dulce fácil y rápido de elaborar para el que necesitas ingredientes de lo más común. Son tan básicos que los tienes en tu despensa con toda seguridad. A pesar de su sencillez este postre casero tiene un resultado fantástico. Harás muy felices a los tuyos y disfrutaréis de lo lindo en el desayuno, a la hora del postre o en la merienda.

Ingredientes

  • 250 gr. de calabaza cruda (pelada y sin semillas) 
  • 80 gr. de almendra molida 
  • 150 ml. de aceite de girasol 
  • 250 gr. de harina con levadura (especial bizcochos) 
  • 210 gr. de azúcar 
  • 1 cucharadita (de postre) de azúcar de vainilla 
  • 3 huevos 
  • 100 gr. de chocolate para fundir 
  • 1 cucharadita (de postre) de aceite de oliva

Elaboración

Engrasar un molde de roscón. Tamizar la harina. Precalentar el horno a 180º. Trocear la calabaza y triturarla, junto con el aceite de girasol, hasta conseguir una crema.

Batir los huevos con los dos tipos de azúcar hasta que blanqueen y doblen su volumen. Añadirlos a la crema de calabaza y aceite. Mezclar.

Agregar la almendra molida y remover para repartirla bien. Incorporar la harina, por tandas, batiendo con varillas continuamente.

Vaciar la preparación en el molde y hornear 25/30 minutos aproximadamente (depende de cada aparato). Retirar y enfriar sobre una rejilla.

Picar el chocolate y ponerlo en un recipiente apto para microondas. Agregar el aceite de oliva y remover. Fundir en el microondas, a mínima potencia, durante 1' o minuto y medio.

Desmoldar la rosca de calabaza y decorar al gusto con el chocolate fundido. Dejar que se endurezca antes de cortarla en porciones.