Rosquillas de San Blas (con horno)

Rosquillas de San Blas (con horno)
¡Hola! Esta semana es el día de San Blas y en algunas zonas de España celebran este día con dulces típicos como estas rosquillas dulces de anís con glaseado que os traigo hoy. ¿Os animáis con la receta?
Ingredientes

Ingredientes para 8 rosquillas:

Para la masa:

  • 250 gr. de harina de trigo para todo uso 
  • 130 gr. de huevo (2 huevos XL) 
  • 2 cucharadas medidoras (de 15 gr.) de azúcar blanco granulado 
  • 2 cucharadas medidoras (de 15 gr.) de aceite de oliva suave 
  • 1 cucharada medidora (de 15 gr.) de licor de anís 
  • 1/2 cucharilla medidora (de 1 gr.) de sal (opcional) 

Para el glaseado:

  • 100 gr. de azúcar glas 
  • 2 cucharillas medidoras (de 5 gr.) de licor de anís 
  • 1 clara de huevo (44 gr.)
Elaboración
Echa los huevos en un bol, con la pizca de sal y bate enérgicamente con unas varillas, hasta que espumen y espese un poco. A continuación, echa el azúcar, el aceite y el anís (siempre batiendo los ingredientes, antes de añadir el siguiente, para que se incorporen bien).

Añade la mitad de harina y bate con las varillas. Después echa el resto y mezcla con una paleta de silicona, hasta que quede bien integrada. Deja reposar la masa unos 15 minutos tapada con un paño de cocina.

Después con una pizca de harina (unos 5 gr.) repartido tanto en la mesa, como por encima de la masa, amasar un poco (Si se empieza a pegar de nuevo en las manos o en la mesa, no añadas más harina, simplemente deja de amasar).

Ahora, limpia la mesa de trabajo y engrasa ligeramente tanto la mesa, como tus manos y divide la masa en 8 porciones (A mí me salió justo 400 gr. que pude dividir en 8 porciones de 50 gr.).

Haz unas bolitas, después retíralas y une sus extremos (Ten un poco de cuidado ya que, si las puntas están muy engrasadas, estas no se pegaran y luego se pueden abrir al hornear. No es una cosa importante, pero estéticamente, quedan mejor las rosquillas lisas ¿verdad?

Colócalas sobre una bandeja (y papel de hornear) y hornea a 165º por 20 min. hasta que empiecen a coger un poco de color. Una vez horneadas, déjalas enfriar sobre una rejilla.


Para el glaseado:
Bate la clara, con la pizca de sal y 1/3 del azúcar. Sigue batiendo y añade el licor de anís y el resto del azúcar poco a poco. Pasa el glaseado a un bol (del tamaño aproximado a las rosquillas) y baña la mitad con él (También puedes cubrirlas enteras ¡como más te guste!).

Por último, déjalas sobre una rejilla, vuelve a dar otro baño de glaseado y deja que se seque por completo antes de guardarlas. ¡A disfrutar!