Tarta de café

Ingredientes

Ingredientes:

Para los bizcochos (3 moldes de 20 cm):

- 160 de aceite de oliva suave
- 500 gr de azúcar
- 400 gr de harina
- 4 cucharadas de levadura química
- 4 huevos M
- 300 ml de leche
- 2 cucharaditas de esencia de vainilla
- 300 ml de agua hirviendo

Para la crema de relleno y decoración:

- 300 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 300 gr de azúcar glas
- 2 cucharadas de café instantáneo
- 1 cucharada de agua caliente
- Almendras (para decorar)

Para el almíbar:

- 50 gr de azúcar blanco
- 50 ml de agua
- 25 ml de licor de café (opcional)

Elaboración:

Comenzamos precalentado el horno a 180º y engrasando los moldes (con un
papel de cocina les untamos aceite y luego espolvoreamos harina,
retirando el exceso)

En un bol, tamizamos la harina junto con la levadura y reservamos.

Batimos el aceite, azúcar y los huevos hasta que estén bien integrados.
Incorporamos la mezcla de harina y levadura y batimos de nuevo hasta
obtener una mezcla homogénea, incorporamos la leche y la vainilla y
volvemos a batir. Finalmente incorporamos el agua hirviendo. La masa
queda muy liquida, no os asustéis!

Repartimos la masa equitativamente en los tres moldes (yo utilizo un
sacabolas de helado y voy echando una bola de masa en cada molde, así
siempre os quedan del mismo tamaño).

Horneamos durante 25 minutos o hasta que veáis que los bordes del
bizcocho se separan ligeramente del molde (también introduciendo un
palito por el centro y comprobando que salga seco).

Esperamos unos 15 minutos antes de desmoldarlo y pasarlo a una rejilla enfriadora.

Si se os han subido mucho por el centro y no os quedan planos podéis
utilizar una lira para cortar el exceso, o si no tenéis lo podéis hacer
con un cuchillo. En la foto de a continuación os muestro dos de los tres
bizcochos ya cortados y uno sin cortar.

Mientras se enfrían por completo vamos preparando el almíbar. En un cazo
ponemos el agua, el azúcar y el licor de café (opcional) y lo llevamos a
ebullición. Retiramos del fuego y dejamos que se atempere. Con una
pincel de silicona humedecemos los tres bizcochos, como podéis comprobar
tienen muchos abujeritos por donde colarse el almíbar, si los vuestros
no tuvieran con un palito pinchar toda la superficie antes de humedecer.

Para la preparación de la crema comenzamos tamizando el azúcar en un bol
e incorporamos también la mantequilla troceada. Batimos con las
varillas eléctricas durante 5 minutos aproximadamente, hasta obtener una
crema blanca y esponjosa.

A continuación en un vaso ponemos las dos cucharadas de café instantáneo
junto con la cucharada de agua caliente y disolvemos el café.
Incorporamos a la crema y removemos con una espátula hasta que esté
complentamente integrado.

Rellenamos la tarta por capas.

Es importante que no pongáis mucha crema entre capa y capa ya que al ir
recubierta completamente será muy empalagosa si os pasáis.


Una vez rellena, cubrimos la tarta con la ayuda de una espátula más
pequeña cubriéndola por completo. No pasa nada que no os quede lisa al
untar la crema, ya que lo bonito de esta tarta es el toque rústico que
le damos. Una vez cubierta, hacemos ondas tanto en el lateral como en la
parte superior, dando el toque que anteriormente os he comentado.



Por último, partimos unas almendras, le damos unos golpecitos con el mortero y espolvoreamos encima de nuestra tarta.


Y ya está lista para comer!!!