Tarta de calabaza

Tarta de calabaza
Preparar esta tarta es sencillo y el resultado es fantástico, una textura jugosa y esponjosa que te hace saborearla con deleite...

Ingredientes

Necesitaremos:

Para el BIZCOCHO:

  • 300 gr de harina de repostería
  • 300 gr de calabaza sin piel
  • 300 gr de azúcar
  • 100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 4 huevos
  • 1 sobre de levadura (15 gramos)
  • 1 cucharadita de canela
  • Un puñado de nueces peladas
  • Dos moldes de 20cm.

Para el ALMÍBAR:

  • 200 ml. de agua
  • 150 gr. de azúcar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)

Para el RELLENO y COBERTURA:

  • 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 300 gr de azúcar glas.
  • 125 gr de queso crema (no light).
  • 3 cucharadas de leche.
  • 1 cucharadita de canela en polvo

¿Cómo la hacemos?

Precalentamos el horno con calor arriba y abajo y ventilador (si lo tenemos) a 170º.

Preparamos los moldes con papel de horno en el fondo de la medida de la base y spray antiadherente por los lados. Si no tenéis spray de este, untad los laterales con mantequilla y espolvoread con un poco de harina.

Preparamos la calabaza: la pelamos y trituramos con la picadora de la batidora.

Tamizamos la harina junto con la levadura y la canela y reservamos.

En un bol grande, batimos los huevos con el azúcar hasta obtener un crema espumosa.Incorporamos la mantequilla y la calabaza triturada y mezclamos muy bien con la batidora.

A continuación, vamos añadiendo la harina poco a poco hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.Incorporamos las nueces peladas al gusto y damos vueltas con una espátula.

Pesamos la masa y al repartimos a partes iguales entre los dos moldes. si sólo tenéis un molde, pues hacedlo en dos veces mejor.Horneamos durante unos 25 minutos, o hasta que veamos que el bizcocho se despega de los laterales del molde y al pinchar con un palillo en el centro éste nos salga limpio.

Dejamos enfriar en el molde unos 5 minutos y lo pasamos a una rejilla para que se enfríe del todo.

Mientras preparamos la crema para el relleno y la decoración:

Tamizamos el azúcar glas en un bol grande y vertemos sobre éste la mantequilla que deberá estar a temperatura ambiente. Batimos a velocidad máxima hasta que se integre bien la mezcla (cubrimos la batidora con un paño húmedo si no queremos que toda la cocina se llene de azúcar!). Incorporamos la leche y seguimos batiendo.. Cuando la mezcla esté blanca y esponjosa, añadimos el queso de una vez (debe estar bien frío). Batimos primero a velocidad baja durante 1 minuto aproximadamente y a continuación subimos la velocidad al máximo y continuamos batiendo hasta conseguir una crema con consistencia.

Preparamos el almíbar poniendo el agua y el azúcar en un cazo a fuego medio. Cuando hierva, lo retiramos, añadimos la vainilla y dejamos templar.

Finalmente, montamos la tarta. Igualamos los bizcochos con una lira o un cuchillo para que queden bien planitos. Los empapamos bien con el almíbar. Ponemos el primer bizcocho sobre el plato en el que lo vayamos a presentar y lo cubrimos con una capa de buttercream. Para que la capa quede igualada, la repartimos con la manga pastelera.

Colocamos el segundo bizcocho encima y repartimos de nuevo la crema por encima. Con una espátula la extendemos y le hacemos unas líneas a modo de decoración. En el centro he colocado dos calabacitas de fondant (son muy mejorables pero iba con muuucha prisa!)

¡¡¡Y a disfrutar!!!!