Tarta de celebración

Tarta de celebración por 1.000.000 de suscriptores. Es una tarta con un bizcocho muy jugoso y esponjoso, rellena y cubierta de nata montada (Chantilly) con mermelada. Está decorada con espiral de chocolate y frutas y queda ideal para una celebración especial. En mi caso, celebro el millón de suscriptores en mi canal. Gracias a todos por vuestro apoyo, habéis hecho posible un sueño hecho realidad.
Ingredientes

Ingredientes del bizcocho:

  • 3 huevos de tamaño grande (cada uno pesa 70 gr. aproximadamente con cáscara incluida) 
  • 210 gr. harina de trigo de todo uso o harina de trigo común 
  • 270 gr. azúcar 
  • 185 ml. leche 
  • 105 gr. mantequilla sin sal 
  • una pizca de sal 
  • 15 gr. (1 cucharada) levadura en polvo o polvo de hornear 
  • 1/2 cucharadas de esencia o extracto de vainilla

Ingredientes del relleno y cobertura: 

  • 1 litro de nata para montar o crema de leche para batir (con un índice del 35% MG o superior) 
  • 100 gr. azúcar glas o azúcar impalpable 
  • 250 gr. mermelada de fresas 

Para la decoración: 

  • 400 gr. fresas 
  • 300 gr. cerezas 
  • 70 gr. chocolate Postres 

Molde de 20 cm de diámetro x 9 cm de alto 

Tira de papel de acetato o Papel de hornear de 10 cm de ancho (untado con mantequilla)

Manga pastelera

Elaboración
Preparación del bizcocho:
Batimos los huevos junto al azúcar con varillas eléctricas hasta que estén muy espumosos o durante unos 7 minutos. Tamizamos la harina junto a la levadura o polvo de hornear y la sal, seguido lo incorporamos a la mezcla anterior y batimos a baja velocidad hasta que se integre. Repasamos con una espátula y reservamos.

En un recipiente amplio ponemos la leche, la vainilla y la mantequilla. Calentamos en el microondas o en un cazo hasta que la mantequilla se derrita sin que llegue a hervir. Mezclamos bien para que se integre la mantequilla y la leche. Seguidamente añadimos poco a poco la leche caliente a la mezcla de huevos y harina y con unas varillas de mano la integramos con movimientos envolventes.

Una vez la mezcla hecha la vertemos en un molde con papel de hornear en la base y con un palillo de brocheta formamos unos giros en la masa para romper las posibles burbujas. Llevamos a hornear con el horno precalentado a 170ºC con calor arriba y abajo de 45 a 50 minutos.

Pincharemos con un palillo para comprobar que el bizcocho ya está cocido. Lo retiramos del horno y lo dejamos sobre una rejilla durante 10 minutos, después lo desmoldamos y le retiramos el papel de la base. Lo dejamos sobre la rejilla enfriar por completo.

Preparación del relleno y cobertura:
Batimos con varillas eléctricas la nata muy fría durante un minuto, añadimos el azúcar glas y seguimos batiendo hasta que esté espesa y se formen surcos profundos en la superficie. La reservamos en la nevera hasta que la vayamos a usar.

Montaje de la tarta:
Cortamos el bizcocho en 3 capas iguales, colocamos una capa sobre una base de cartón y rellenamos con una capa de nata montada no muy gruesa. Ponemos mermelada en el centro y la extendemos sin que se salga por el borde. Repetimos la operación con las otra capas de bizcocho terminando con la tercera capa de bizcocho encima.

Cubrimos la tarta con una capa fina de nata por encima y el lateral dejando bien alisada y la reservamos 15 minutos en la nevera. Ponemos parte de la nata en una manga pastelera y cubrimos por el lateral formando un cordón todo alrededor para repartirlo bien.

Alisamos con una espátula y ponemos más nata en la superficie, alisamos muy bien y formamos unos copetes por encima y todo alrededor. Reservamos la tarta en la nevera.

Preparación de la decoración de chocolate:
Derretimos el chocolate en el microondas o a baño maría hasta que esté líquido. Lo vertemos en una manga pastelera y le cortamos la punta de unos 3 milímetros. Extendemos el papel de acetato sobre la encimera y ponemos peso en los extremos para que no se enrolle.

Con la manga formamos rápidamente espirales de chocolate sobre el papel procurando que quede bien repartido por arriba y abajo. Dejamos secar a temperatura ambiente hasta que toquemos el chocolate con el dedo y ya no se pegue (pero sin dejar que solidifique).

Colocamos la tarta en la bandeja de servir, alisamos un poco el exterior si es necesario y le ponemos la decoración de chocolate presionando un poquito para que se fije a la nata. Pegamos los extremos del papel con adhesivo y reservamos en la nevera unas horas.

Antes de servir rematamos la decoración. Con una cucharita formamos pequeñas cavidades sobre cada copete de la superficie y rellenamos cada cavidad con un poquito de mermelada. Colocamos las fresas y las cerezas bien lavadas y secas en el centro de la tarta de manera que queden bonitas y con cuidado retiramos el papel de la decoración de chocolate. Y lista para disfrutar. ¡Probarla, os va a encantar!