Tarta especial de San Valentín 2020 (sin horno)

Tarta de chocolate y fresa con cobertura espejo. Con unos sencillos pasos vamos a preparar una tarta para sorprender, por su sabor delicioso, por su textura cremosa y por su acabado brillante. Una tarta para triunfar y con la que nos vamos a sentir muy contentos al ver el resultado. ¡Feliz día del amor y la amistad para todos!
Ingredientes

Ingredientes del relleno de fresa: 

  • 150 gr. fresas ya limpias y sin tallo 
  • 2 hojas de gelatina o 5 gr. gelatina o grenetina en polvo 
  • 30 gr. azúcar molde de 12 cm de diámetro y 1,5 cm de alto de papel film

Ingredientes de la mousse de chocolate: 

  • 3 yemas de huevo 
  • 200 ml. de leche 
  • 250 gr. de chocolate especial postres con un mínimo del 50% de cacao 
  • 400 ml. de nata para montar o crema de leche para batir 
  • 80 gr. azúcar 
  • 1 cucharadita de esencia o extracto de vainilla 
  • 4 hojas de gelatina o 9 gr. de gelatina o grenetina en polvo 
  • molde para una capacidad de 1,5 litros

Ingredientes de la base de galletas: 

  • 250 gr. de galletas 
  • 120 gr. mantequilla sin sal 
  • molde de 23 cm de diámetro 
  • base para tartas de cartón 

Ingredientes del glaseado espejo: 

  • 150 gr. de chocolate blanco 
  • 150 gr. de azúcar 
  • 120 ml. agua 
  • 100 ml. de leche condensada 
  • 10 gr. gelatina o grenetina en polvo 
  • colorante alimentario rojo

Elaboración
Preparación del relleno de fresa:
1.- En abundante agua fría ponemos las hojas de gelatina a hidratar durante unos 7 minutos, mientras tanto lavamos las fresas enteras y seguidamente las secamos muy bien, les retiramos las hojas y las troceamos en el vaso de la túrmix o licuadora.

Trituramos hasta obtener un puré, después lo vertemos a un cazo pasándolo a través por un colador, añadimos el azúcar y mezclamos bien.

2.- Llevamos el cazo al fuego a temperatura media, calentamos sin dejar de remover hasta que el azúcar se disuelva y veamos que el puré está caliente sin necesidad de que hierva.

Retiramos el cazo del fuego y le añadimos las hojas de gelatina hidratada y bien escurrida, mezclamos bien y dejamos enfriar a temperatura ambiente, vertemos el puré en un recipiente adecuado con papel film en el interior, llevamos al congelador hasta que esté congelado por completo.


Preparación de la mousse de chocolate:
3.- Ponemos en abundante agua fría las hojas de gelatina a hidratar durante unos 7 minutos. Fundimos el chocolate troceado en el microondas a pequeños espacios de tiempo y removiendo hasta que este fundido y lo reservamos.

En un recipiente amplio ponemos las yemas y el azúcar, batimos hasta que estén ligeramente cremosas y las reservamos un momento.

4.- Calentamos la leche junto a la vainilla hasta que comience a hervir, rápidamente vertemos la leche sobre la mezcla de yemas sin parar de remover, devolvemos la mezcla al cazo y la llevamos al fuego.

A temperatura media cocinamos sin parar de remover hasta que la mezcla alcance los 82 grados o hasta que este calentita sin hervir, para saber que esta lista mojaremos una cuchara en la crema y al pasar el dedo por el medio veamos que se queda la raya. En ese momento retiramos la crema del fuego.

5.- Una vez retirada la crema del fuego le incorporamos las hojas de gelatina bien escurrida y mezclamos hasta que se integren, añadimos también el chocolate fundido y mezclamos hasta integrar.

Reservamos hasta que la mezcla este fría a temperatura ambiente, mientras tanto batimos la nata muy fría con varillas eléctricas hasta semimontar que se formen surcos poco profundo.

Cuando la mezcla de chocolate este fría añadimos en 2 o 3 veces la nata semimontada y la incorporamos con movimientos envolventes.

6.- Vertemos la mitad de la mousse en el molde que vayamos a utilizar, llevamos al congelador durante 10 minutos, el resto del mousse la mantenemos a temperatura ambiente.

7.- Pasados los 10 minutos retiramos la mousse del congelador y le gelatina de fresa que ya estará congelada por completo, desenvolvemos la gelatina del papel film y la colocamos en el centro sobre la mousse de chocolate.

Vertemos el resto de la mousse en el molde procurando que quede bien repartida, tapamos con papel film y llevamos al congelador hasta que este congelada por completo.


Preparación de la base de galletas:
8.- Molemos las galletas hasta reducirlas a polvo, calentamos la mantequilla en el microondas o en un cazo hasta fundirla, vertemos la mantequilla fundida sobre la galletas molidas y mezclamos bien.

Colocamos la mezcla en un molde y alisamos con una cuchara o un vaso hasta dejar compacto y liso (Foto 8), reservamos en la nevera unas horas hasta que la vayamos a utilizar.


Preparación del glaseado espejo:
9.- Añadimos 3 cucharadas de agua de la que tenemos para toda la receta a la gelatina, mezclamos y dejamos hidratar durante unos 5 minutos, en un cazo vertemos el resto del agua, la leche condensada y el azúcar.

Llevamos al fuego a temperatura media y sin parar de remover esperamos a que comience a hervir, en ese momento apagamos el fuego y agregamos la gelatina, mezclamos hasta integrar y enseguida añadimos también al cazo el chocolate picado muy menudito, mezclamos hasta que se funda por completo.

10.- Una vez que el chocolate este integrado con el resto de ingrediente añadimos el colorante elegido poco a poco y hasta que tengamos el tono que queramos, pasamos la mezcla por un colador y la ponemos en un recipiente tipo jarra.

Esperamos a que la cobertura se enfrié a temperatura ambiente, pero si se nos enfría demasiado y vemos que está demasiado espesa ponemos calentar unos segundos en el microondas para que vuelva a estar fluida.


Montaje y decoración:
11.- Sacamos la tarta del congelador y la desmoldamos, alisamos bien si es necesario y la colocamos sobre una rejilla que debe de estar encima una bandeja.

Cuando el baño espejo este frío pero fluido nunca debe de estar muy espeso ya que al contacto con la tarta congelada no se deslizaría para cubrirla por completo, vertemos el baño por encima de la tarta procurando que quede cubierta por todas partes y dejamos que escurra unos segundos.

12.- Retiramos la base de galletas del molde y la colocamos sobre la bandeja de servir, con un par de espátulas retiramos la tarta de la rejilla y la colocamos sobre la base de galletas.

Repasamos con una espátula mojada en agua caliente los bordes de debajo de la tarta si es necesario para dejarla bien lisa y sin imperfecciones, decoramos al gusto mientras aun esta sin cuajar del todo y dejamos descongelar durante unas 6 horas en la nevera o de un día para el otro.

13.- Una vez que la tenemos descongelada ya está lista para servir y disfrutar.

¡Probadlo, os van a encantar!