Tarta de ganaché de chocolate blanco y nutella (decorada con fondant)

Tarta de ganaché de chocolate blanco y nutella (decorada con fondant)
Si nunca has decorado una tarta con fondant, aqui te enseño los primeros pasos. Además de un relleno delicioso.
Ingredientes


Ingredientes:

4 bases de bizcocho de vainilla



Para el relleno de la tarta:

- 400 gr de Nutella

- Ganaché de chocolate blanco:

  - 550 gr de chocolate blanco

  - 500 ml de nata para montar



Para cubrir la tarta:

- Buttercream de vainilla:

  - 250 gr de mantequilla (a temperatura ambiente)

  - 400 gr de azúcar glas

- 1 cucharadita de esencia de vainilla 



Para el almíbar:

- 150 gr de azúcar 

- 150 ml de agua

- 1 cucharada de esencia de vainilla



Para la decoración:

- 750 gr de fondant blanco (sobrará un poco)

- Fondant de colores para las figuras



Elaboración:



Comenzaremos haciendo el almíbar: para ello calentamos en un cazo el
agua, el azúcar y la esencia de vainilla, removiéndolo de vez en cuando
hasta que el azúcar esté disuelto. Reservamos hasta que se temple.



Mientras, hacemos el ganaché de chocolate blanco: calentamos al baño
maría el chocolate blanco y la nata, hasta que esté disuelto. Una vez
derretido, os va a quedar muy líquido, lo metéis en el frigorífico
mínimo dos horas. Pasado este tiempo, con unas varillas, montamos
nuestro ganache, como montamos la nata.



Si no se os monta, es que aún no está demasiado frío, volvemos a
introducirlo en el frigorífico y esperamos un ratito a que se enfríe
más.



A continuación, con un palito, pinchamos uno de nuestros bizcochos y con
una brocha de silicona aplicamos el almíbar, y después, con la ayuda de
una espátula estendemos una capa de ganaché.



 



Colocamos otra base de bizcocho encima, volvemos a pincharlo y a pintarlo con almíbar y estendemos una gran capa de Nutella.







Vamos intercalando capas de ganaché de chocolate y nutella, tantas como queramos! yo en este caso puse 3 capas (4 bizcochos)







Una vez montada la tarta, hacemos la buttercream de vainilla que la
recubrirá para luego ponerle el fondant: para ello batimos la
mantequilla junto con el azúcar glas y la vainilla, hasta obtener una
crema suave y fácil de untar (puedes añadirle un poquito de leche o nata
si no consigues la consistencia deseada)

Recubrimos nuestra tarta con la ayuda de una espátula.




Si se os sueltan muchas "miguillas" del bizcocho, podéis introducir un
poquito en el frigorífico el bizcocho con esta primera capa, esperar un
poco a que se endurezca y aplicarle una segunda capa donde ya no se
soltaran trocitos de bizcocho

Una vez cubierta, vamos a trabajar el fondant: para ello echamos un poco
de azúcar glas en nuestra mesa de trabajo y lo amasamos hasta que se
ablande un poco. A continuación, lo estiramos con un rodillo, intentando
darle forma redondeada, hasta obtener un circulo que cubra toda la
tarta.




Con la ayuda del rodillo, y con mucho cuidado, cogemos el fondant y lo colocamos encima de la tarta.




Lo dejamos caer, cubriéndola entera.




Con la ayuda de la mano, y sin apretar mucho, vamos dándole la forma de
la tarta, y vamos alisandola con la ayuda de un alisador.




Por último, con un cortapizzas, cortamos la parte sobrante de abajo.




Y ya tenemos nuestra tarta cubierta de fondant. Ahora solo queda
decorarla a vuestro gusto. Yo os he dado una idea muy facilita pero muy
bonita (para mi parecer) pero seguro que si os ponéis y dejáis volar
vuestra imaginación haréis cosas maravillosas.