Tarta helada al whisky

Tarta helada al whisky
La tarta al whisky es un clásico en cuanto a postres veraniegos. Podemos hacerla en casa y ¡triunfar!
Ingredientes

Ingredientes para la base:

  • unos 8 o 10 sobaos pasiegos 
  • 100 ml. de agua 
  • 50 gr. de azúcar 
  • 30 ml. de whisky 

Para la crema:

  • 150 gr. de leche condensada 
  • 150 gr. de queso en crema 
  • 30 ml. de whisky 
  • 200 ml. de nata para montar 
  • una cucharadita de esencia de vainilla 

Para la crema de yema y decoración: 

  • 4 yemas de huevo  
  • el peso de las cuatro yemas en azúcar 
  • el peso de las yemas en agua 
  • una hoja de gelatina 
  • 200 ml. de nata para montar 
  • almendra garrapiñada en granillo
Elaboración
Forramos un molde con papel de film en la base y papel de horno por las paredes, y en la base vamos colocando los sobaos. En un cazo ponemos el agua, el azúcar y el whisky y hacemos un almíbar con el que mojaremos bien los sobaos.

Introducimos la tarta en el frigo mientras hacemos la crema. Montamos la nata y batimos el queso con la leche condensada, el whisky y la esencia de vainilla. Añadimos la nata con cuidado de no batir demasiado fuerte pero mezclando bien todo.

Vertemos la crema e introducimos en el congelador unas tres horas.

Preparamos la yema:
Hacemos un almíbar un poco espeso con el agua y el azúcar, pero sin llegar a coger color. Ponemos a remojar la hoja de gelatina y batimos las yemas. Una vez hecho el almíbar, introducimos la hoja de gelatina, removemos y la disolvemos.

Vamos vertiendo despacio el almíbar en forma de hilo sobre las yemas sin dejar de remover. Vertemos sobre la tarta con cuidado y volvemos a introducirla tapada en el congelador. Cuando ya esté bien congelada, montamos la nata , la decoramos con ella y con la almendra garrapiñada a vuestro gusto.

Por supuesto, podéis volverla a congelar hasta que vayáis a tomarla.