Tarta de leche merengada con galletas de canela, fácil y sin horno

Tarta de leche merengada con galletas de canela, fácil y sin horno, una tarta que en época de verano es un acierto el prepararla pero en cualquier época del año hará las delicias de toda la familia, su textura suave con el contraste de las galletas es una riquísima combinación que no queras dejarla de probar.
Ingredientes
500 g Galletas a la canela
100 g Mantequilla sin sal
800 ml Leche entera o semidesnatada
500 ml Nata para montar o crema de leche para batir
80 g Azúcar
3 Palitos de canela
1 La piel de un limón
9 Hojas de gelatina o 20 g de gelatina en polvo o grenetina
2 Claras de huevo (Para hacer el merengue)
El doble del peso de las claras de huevo en azúcar (Para el merengue)
Canela molida para decorar
Molde desmontable de 23 cm x 23 cm x 6 cm de alto
Papel de hornear
Elaboración
Picamos las galletas hasta reducirlas a polvo, fundimos la mantequilla en el microondas y la mezclamos con la galleta molida, utilizamos un molde desmontable con papel de hornear en el fondo y las paredes, vertemos la mezcla de galletas y la colocamos muy bien hasta dejar una base firme y compacta, reservamos en la nevera.
Ponemos la leche, la nata, el azúcar, los trocitos de piel de limón y la canela en una olla, llevamos al fuego y a temperatura media esperamos a que hierva, dejamos cocer a fuego medio durante 15 minutos, después retiramos la olla del fuego y tapamos con una tapadera, dejamos infusionar 15 minutos, pasado este tiempo colamos en un recipiente amplio.
En un bol con abundante agua fría hidratamos las hojas de gelatina durante unos 5 minutos, una vez hidratada la escurrimos muy bien y la añadimos en la leche que aun estará bien caliente, mezclamos muy bien hasta que se incorporen por completo y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
Hacemos el merengue suizo, poniendo una olla al fuego con un poco de agua y cuando comience a hervir colocamos encima un recipiente metálico con las claras y el azúcar, sin parar de remover esperamos a que la mezcla alcancen los 60 grados o que el azúcar se haya disuelto por completo y al tocar la mezcla con el dedo la notemos caliente y ya no se note el granillo del azúcar, retiramos del fuego y esperamos un minuto a que baje un poco la temperatura, vertemos la mezcla en el bol de la batidora y añadimos una cucharadita de zumo de limón, batimos con varillas eléctricas durante 8 minutos o hasta que tengamos un merengue firme y brillante.
Mezclamos el merengue con la mezcla de leche que ya está fría y vertemos con un cazo una cantidad de mezcla sobre la base de galletas, sobre la crema de leche colocamos una capa de galletas ordenadamente y llevamos al congelador unos 15 minutos para que cuaje la crema, después haremos otra capa y volvemos a llevar al congelador otros 15 minutos y así repetiremos la operación tantas veces como necesitemos hasta terminar con toda la crema, dejamos en la nevera unas 4 horas o hasta que cuaje por completo.
Una vez cuajada la tarta la desmoldamos sobre la bandeja de servir, decoramos con canela molida por encima y unos trozos de galletas, ya solo nos queda disfrutarla. ¡¡Probadla os va a encantar!!