Tarta para el Día de la Madre

Se trata de una tarta con relleno de crema y manzana. Es una delicia para el Día de la Madre. Una tarta con 6 pasos pero todos muy sencillos, un bizcocho húmedo con sabor a canela y una crema suave y sedosa de vainilla que combinada con las manzanas es un espectáculo de tarta. Podemos tener hecho de antelación el bizcocho, la compota, el jarabe para mojar el bizcocho y parte de la crema. De esta forma sólo habrá que rematar la crema, montar la tarta y decorarla a nuestro gusto. También lo podemos hacer el día antes. Así que no hay excusa para no hacer esta tarta tan rica para el día de la Madre o para cualquier ocasión.
Ingredientes

Ingredientes del bizcocho:

  • 5 huevos grandes (los que he usado pesan cada uno 70 gr. con cáscara) 
  • 200 gr. harina de trigo común o harina de trigo de todo uso 
  • 200 gr. azúcar 
  • molde de 20 cm de diámetro x 9 cm de alto 
  • papel de hornear (para forrar el molde por el interior) 
  • mantequilla (para forrar el molde por el interior)

Ingredientes de la crema:

  • 750 ml. leche 
  • 3 yemas de huevos grandes 
  • 2 huevos grandes 
  • 50 gr. (5 cucharadas) maizena o almidón de maíz 
  • 4 hojas de gelatina o 6 gr. de gelatina o grenetina en polvo 
  • 150 gr. azúcar 
  • 1 cucharada extracto o esencia de vainilla 
  • 350 ml. nata para montar o crema de leche para batir

Ingredientes del relleno de manzana:

  • 3 manzanas Golden (pueden ser otras) 
  • 30 gr. (3 cucharadas) azúcar 
  • 3 cucharadas de agua 
  • el zumo de 1/2 limón 
  • 1 cucharadita de canela en polvo

Ingredientes del jarabe:

  • 250 ml. agua 
  • 100 gr. azúcar 
  • unos palitos de canela

Ingredientes para la decoración:

  • 100 gr. chocolate postres 
  • 90 ml. nata para montar o crema de leche para batir 
  • 30 gr. mantequilla sin sal 
  • unas fresas (al gusto)
Elaboración
Preparación del bizcocho:
Ponemos los huevos enteros (preferiblemente que estén a temperatura ambiente) en un recipiente amplio y batimos con varillas eléctricas hasta que comiencen a formar espuma. Añadimos el azúcar en forma de lluvia sin parar de batir y seguimos batiendo hasta que alcance el punto de letra (en mi caso 12 minutos).

Tamizamos la harina directamente sobre el batido anterior en unas cuantas veces y mezclando con una espátula hacemos movimientos envolventes hasta que toda la harina esté integrada. Vertemos la masa del bizcocho en el molde previamente preparado con papel de horno en el fondo y el lateral. Damos unos golpes sobre la mesa para que las burbujas suban a la superficie y llevamos a hornear.

Horneamos con el horno precalentado a 180ºC (360ºF) con calor arriba y abajo. Horneamos a la misma temperatura durante 30 y 35 minutos o hasta que pinchemos y el palillo salga limpio. Después lo retiramos del horno y lo dejamos sobre una rejilla 5 minutos. Seguidamente lo desmoldamos, le retiramos el papel y dejamos enfriar.

Preparación de la primera parte de la crema:
En un recipiente amplio con abundante agua fría ponemos a hidratar las hojas de gelatina durante 7 y 10 minutos. En una olla ponemos las 3 yemas y los 2 huevos enteros, añadimos el azúcar y mezclamos un poco con la maizena también. Agregamos la leche y la esencia de vainilla, mezclamos bien con unas varillas y llevamos la olla al fuego a temperatura media. Sin parar de remover esperamos a que hierva.

Una vez que comienza a hervir removemos enérgicamente y cocinamos un minuto más. Enseguida retiramos la olla del fuego y le añadimos las hojas de gelatina bien escurridas del agua. Mezclamos hasta integrar, ponemos la crema en un recipiente aparte, la cubrimos con papel film haciendo contacto con la crema y dejamos enfriar. Después la llevamos a la nevera durante unas horas mínimo.

Preparación de la compota de manzanas:
Pelamos las manzanas y las partimos en cuartos. Les retiramos el corazón y las troceamos en trozos pequeños. Las dejamos en un recipiente amplio y cuando ya las tengamos todas troceadas le añadimos el zumo de medio limón, 3 cucharadas de agua y mezclamos bien. Ponemos una sartén al fuego y cuando esté caliente añadimos el azúcar. Esperamos a que se funda y se forme un caramelo rubio para agregar las manzanas con el limón y el agua. Mezclamos bien.

Cocinamos a temperatura media durante 15 minutos con tapadera puesta y removiendo de cuando en cuando. Pasados los 15 minutos agregamos una cucharadita de canela molida y mezclamos muy bien. Dejamos cocinar un par de minutos más y listas. Las retiramos a un recipiente aparte y cuando esté fría la reservamos en la nevera tapada con papel film.

Preparación del jarabe:
En un cazo ponemos el azúcar, el agua y los palitos de canela. Mezclamos un poco y a temperatura media cocemos durante 5 minutos. Seguidamente apagamos el fuego y reservamos hasta que lo vayamos a usar.

Preparación de la segunda parte de la crema:
Batimos la nata muy fría con varillas eléctricas hasta que esté semimontada (que se formen surcos poco profundos). Con las mismas varillas (sin limpiarlas) batimos la crema pastelera que debe estar muy fría hasta que esté cremosa.

Seguidamente añadimos parte de la nata a la crema y con las varillas eléctricas a la velocidad más baja batimos hasta integrar. Seguimos añadiendo nata y batiendo hasta que esté toda integrada. Reservamos la crema en la nevera durante 15 minutos.

Montaje:
Cortamos la parte de arriba del bizcocho para dejarlo parejo. Después cortamos en 3 capas el bizcocho y colocamos un palillo en cada capa para saber cómo colocarlos después. Ponemos un cartón del mismo diámetro que el bizcocho sobre una base giratoria y colocamos encima la primera capa de bizcocho. Regamos el bizcocho con una parte del jarabe de canela que ya esté frío, ponemos una capa de crema y la extendemos bien.

Seguidamente sobre la capa de crema ponemos la mitad de la compota y la repartimos muy bien (también podemos cubrir las manzanas con otra capa de crema). Colocamos encima otra capa de bizcocho, presionamos ligeramente para que quede bien asentada y repetimos la operación.

Una vez coloquemos la última capa de bizcocho también la regamos con el resto del jarabe, la cubrimos con una capa generosa de crema y la extendemos bien. Quitamos los palillos y cubrimos el lateral con otra capa generosa de crema y la alisamos bien con una rasqueta o espátula. Una vez bien lisa dejamos la tarta y el resto de crema en la nevera durante unos 15 minutos.