Tarta de manzana especiada

Tarta de manzana especiada
Una saludable tarta sin mantequilla, ni huevo y con muy poca azúcar , que hará la delicia de tod@s nuestr@s amig@s y familiares.
Ingredientes

Ingredientes:

Para la masa:

  • 200 gr de harina
  • 50 gr de aceite de oliva suave
  • 65 gr de agua aproximadamente (me ha llevado un poco más)
  • Una pizca de sal.
  • Una cucharilla (de las de café) de azúcar

Para el relleno:

  • 6 manzanas hermosas , he usado de la variedad Golden ya que era la que tenía en casa, pero con reineta sale brutal
  • Dos cucharadas de azúcar moreno (si os gusta muy dulce o usáis manzanas más ácidas ponéis un poco más).
  • Una cucharilla de canela molida
  • Media cucharilla de jengibre y una pizca de nuez moscada (es la cantidad que le he puesto, pero ya sabéis, a gusto de cada uno)
  • Dos o tres cucharadas de agua y un chorrito de moscatel u otro licor que no sea muy fuerte.
  • Para pincelar: un huevo
  • Un poco de azúcar glas para espolvorear por encima

Preparación:

Lo primero que vamos a preparar es el relleno para que enfríe: Lavamos las manzanas, las pelamos y descorazonamos. Ahora tenemos dos opciones: cortarlas en trozos no demasiado grandes o laminarlas si no la vamos a triturar. Aunque en esta ocasión trituré unas pocas para poner en la base, me gusta más toda triturada, pero a elección de cada uno. Las ponemos en un olla junto con el azúcar, el agua, un chorrito de moscatel y las especias y lo dejamos a fuego suave hasta que la manzana está tierna.

Ahora la trituramos o la ponemos en una bandeja para que colocarlas en la tarta. .

Mientras enfrían
hacemos la masa: Mezclamos en un bol, la sal, el azúcar y la harina, le añadimos el aceite y frotamos entre las manos hasta que quede una textura parecida al pan rallado, lo podéis hacer en amasadora, vamos añadiendo el agua hasta que se integren todos los ingredientes y quede uniforme, no queremos que el gluten se desarrolle, con lo cual evitaremos amasar mucho, solo unir bien los ingredientes, si es necesario añadiremos un poco más de agua.

Formamos una bola y la envolvemos en papel film, dejamos en la nevera media hora.

Estiramos la masa con un rodillo hasta tenerla fina, no es necesario poner harina , ya que
no es una masa que pegue, la colocamos en el molde previamente engrasado con unas gotitas de aceite(usé uno redondo de 26 centímetros), cortamos el exceso de masa.

Colocamos las láminas o bien el puré, o un poco de puré en la parte de abajo y cubierto con las láminas, como hice en esta ocasión.

Con la masa sobrante la estiramos y hacemos unas tiras,  las entrelazamos y cubrimos la tarta, pincelamos con huevo batido y la llevamos al horno que habremos encendido previamente a 200º hasta que está dorada (aproximadamente 20/25 minutos)

Dejamos entibiar un poco y espolvoreamos con azúcar glas... La podemos comer fría, pero templada está de muerte.