Tarta de queso con arándanos

Esta tarta la hice en un molde redondo de 23 cm. de diámetro y es muy recomendable forrar el molde con papel de horno para que no se pegue y evitar así alguna sorpresa desagradable.
Ingredientes

  • 325 gr. de mermelada de arándanos 
  • 250 gr. de queso de untar 
  • 250 gr. de galletas 
  • 225 ml. de nata con un 35% de materia grasa 
  • 175 gr. de leche condensada 
  • 100 gr. de mantequilla 
  • 6 gr. de hojas de gelatina

Elaboración
Para hacer la base de galletas, triturar las galletas hasta reducirlas a polvo. Fundir la mantequilla. Mezclar las galletas trituradas con la mantequilla. Repartir la mezcla por el fondo de un molde redondo forrado con papel de horno, apretar con las manos para que la base de galletas quede firme y consistente y guardar en la nevera.

Hidratar las hojas de gelatina en agua fría. Semi montar 175 ml. de nata. Mezclar el queso de untar con la leche condensada. Calentar los 50 ml. restantes de nata, añadir las hojas de gelatina escurridas, remover hasta que se hayan disuelto por completo, añadir a la mezcla de queso y leche condensada y mezclar hasta conseguir una crema homogénea.

Incorporar la nata semi montada, mezclar hasta que se integre por completo, verter la crema de queso sobre la base de galletas, tapar con papel film y guardar en la nevera hasta que se haya solidificado por completo. Cubrir la tarta con la mermelada de arándanos y desmoldar con cuidado.