Tarta de queso con galletas Oreo (Oreo cheesecake)

Esta tarta está especialmente deliciosa, se hace muy fácil y con ingredientes fáciles de encontrar, la podemos tener hecha con antelación y es estupenda para cualquier día o fiesta e incluso para celebraciones de cumpleaños o aniversarios. Sin duda os la recomiendo porque estoy segura de que os va a encantar. Además, es una tarta sin horno.
Ingredientes

Ingredientes de la base:

  • 20 galletas Oreo 
  • 70 gr. mantequilla sin sal 
  • molde redondo desmontable de 20 cm x 4 cm de alto 
  • papel de acetato 
  • papel de hornear

Ingredientes del relleno:

  • 600 gr. queso crema tipo Philadelphia 
  • 400 ml. (1 + 2/3 tazas) nata para montar o crema de leche para batir 
  • 120 gr. (1 taza) azúcar glas o azúcar impalpable 
  • 1/2 cucharada de esencia o extracto de vainilla 
  • 4 hojas de gelatina o 7 gr. de gelatina o grenetina en polvo 
  • 8 galletas Oreo

Ingredientes Ganache:

  • 100 ml. (2/3 taza) nata para montar o crema de leche para batir 
  • 70 gr. (2/3 taza) chocolate especial para postres 
  • 20 gr. (1 cucharada) mantequilla sin sal 
  • 5 - 6 galletas Oreo (opcional para decorar)
Elaboración
Preparación de la base:
Molemos o picamos las galletas enteras con una picadora eléctrica hasta reducirlas a polvo y las ponemos en un recipiente, seguido derretimos la mantequilla en el microondas o a fuego bajo en un cazo y la vertemos sobre las galletas picadas, mezclamos bien.

Cuando este la galleta bien integrada con la mantequilla la vertemos en el molde que debe de ser desmontable y lo debemos tener con papel de horno en la base y si no es muy alto con papel de acetato o papel de horno en el lateral, aplastamos la galleta hasta dejar una base lisa y uniforme, después la dejamos en la nevera durante 15 minutos.

Preparación del relleno:
En abundante agua fría ponemos la gelatina a hidratar durante unos 7 minutos, picamos las 8 galletas en una picadora eléctrica y la reservamos, en un recipiente amplio ponemos el queso crema y la esencia de vainilla y el azúcar glas, batimos con varillas eléctricas a la velocidad más baja durante un par de minutos hasta que quede una crema lisa y cremosa.

Escurrimos un poco la gelatina del agua y la ponemos en un recipiente amplio, derretimos en el microondas a media potencia o en un cazo a baño maría hasta que este liquida pero sin que llegue a hervir, añadimos un par de cucharadas de la crema anterior y mezclamos bien, añadimos un par de cucharadas más de crema a la mezcla de gelatina y volvemos a mezclar hasta integrar.

Vertemos la mezcla de gelatina a la crema de queso y batimos con las varillas eléctricas hasta que se integre, seguidamente batimos la nata muy fría con varillas eléctrica hasta que este espesa y se formen surcos poco profundos en la superficie.

Añadimos las 8 galletas molidas a la crema de queso y mezclamos un poco, seguido añadimos en un par de veces la nata semimontada y mezclamos hasta que se integre, una vez la crema lista la vertemos en el molde que acabamos de sacar de la nevera, alisamos la superficie y tapado lo reservamos en le nevera hasta que cuaje o durante unas 4 horas.

Preparación de la Ganache:
Calentamos la nata hasta que comience a hervir, seguidamente la vertemos sobre el chocolate troceado, añadimos la mantequilla y dejamos reposar unos minutos, seguido mezclamos bien y esperamos unos minutos hasta que la Ganache se enfrié a temperatura ambiente, vertemos la Ganache sobre la tarta ya cuajada y movemos el molde para que quede bien repartida por toda la superficie.

Decoramos con las galletas partidas por la mitad hundidas en la Ganache y en posición vertical para que dé la impresión que salen de la tarta, dejamos la tarta en la nevera durante al menos 30 minutos o hasta el momento de servir. Desmoldamos la tarta y la pasamos a la bandeja de servir y lista para disfrutar.

¡Probarla, os va a encantar!