Tarta de queso al horno con sorpresa de Nutella

Tarta de queso al horno con sorpresa de Nutella
Mi propuesta es una tarta de queso tradicional, con una sorpresita chocolateada en forma de Nutella, y con una base de galletas de esta deliciosa crema de cacao, que hace que sea perfecta para cualquier ocasión y público, en mi caso, el cumple de un amigo con un montón de aficionados a las tartas de queso de horno. ¿El resultado? Suave, con una textura delicada y con ese toque chocolateado que le da la Nutella... la tarta casi voló, literalmente, cuando me quise dar cuenta el pie en el que la tenía estaba vacío, quedaban algunas migajas. La mezcla de queso crema y mascarpone nunca la había probado, y sin ninguna duda, repetiré. El único truco es pillarle el punto a tu horno, pasa como con los bizcochos, no todos cocinan por igual. Yo saco la tarta cuando está un poco temblorosa, y al pincharla con una brocheta ésta sale húmeda pero limpia.
Ingredientes

Para la base: 

200 gr. de Nutella 

150 gr. de harina 

1 huevo campero 

Para la crema de queso: 

600 gr. de queso crema 

225 gr. de queso mascarpone 

275 gr. de azúcar 

85 gr. de harina 

3 huevos camperos 

400 gr. de nata mínimo 35% M.G. 

60 gr. de Nutella

Elaboración
En primer lugar, haremos bombones de Nutella, que llevaremos mínimo una hora antes al congelador en un molde de silicona para hacer bombones.
Para la base mezclamos todos los ingredientes con la pala del robot de cocina durante 30 segundos a velocidad 4 de 7. Si no disponemos de uno, podemos hacerlo a mano como cuando hacemos unas galletas, primero con ayuda de una cuchara de madera y luego con la mano. Integramos hasta obtener una mezcla homogénea.
Utilizaremos un molde desmoldante, que forraremos de papel de hornear, untando las paredes ligeramente con mantequilla para que el papel se quede pegado. Estiramos la masa de la base con las manos cubriendo todo el fondo, intentando que quede lo más homogéneo posible.
Para la crema, batiremos los quesos con el azúcar con la varilla del robot, yo lo he batido durante 30 segundos a velocidad 4-5 de 7.
Sin dejar de batir, vamos añadiendo los huevos uno a uno a velocidad 5.
Por último, agregamos la harina tamizada y la nata. Mezclamos unos 30 segundos a velocidad 5. Acabamos de mezclar con la espátula de silicona porque a veces queda queso adherido a las paredes.
Volcamos sobre el molde y hundimos los bombones de Nutella que teníamos en el congelador.
Horneamos durante 45 minutos a 180º y otros 5-7 minutos a 220º para que se dore ligeramente.
Dejamos enfriar y guardamos en la nevera hasta el día siguiente, este tipo de tartas para mi gusto están mejor de un día para otro. Sacamos de la nevera un par de horas antes de consumir para que se atempere. Sólo nos queda repartir, y disfrutar.