Tarta de Santiago casera

Se acerca el día del Apóstol y os voy a enseñar cómo hacer tarta de Santiago casera. Al no llevar harina, los celíacos también pueden disfrutarla. Si navegas por internet habrás encontrado distintas versiones de la deliciosa torta compostelana. Pero si somos estrictos, la auténtica torta de Santiago lleva exclusivamente almendras, huevos y azúcar. La típica tarta de almendra gallega debe tener forma redonda y llevar dibujada con azúcar en polvo la cruz de la Orden de Santiago (flores de lis en forma de espada).

Ingredientes

  • 250 gr. almendra molida 
  • 5 huevos medianos 
  • 250 gr. azúcar 
  • raspadura de la piel de un limón 

Hay cocineros que emplean coñac para aromatizar. Pero habrás visto que en muchos restaurantes sirven una copita de un licor gallego llamado Meus Amores con la tarta de Santiago casera. Se puede incluso derramar este orujo sobre la tarta santiago y el resultado es muy sabroso.

Elaboración

Paso 1: Prepara un molde desmontable de 24 cms. preferiblemente. Forra el fondo con papel de horno, corta el sobrante y engrásalo todo con aceite o mantequilla. Pon ya a precalentar el horno a 180º grados porque verás que la masa se prepara muy rápido y enseguida la tendrás lista para hornear.

Paso 2: Y ahora que tienes el molde preparado, ralla la piel de un limón. El limón enjuágalo antes para que la piel esté bien limpia y rállalo con mucho cuidado de no rallar la parte blanca que es amarga. Ya la tienes lista.

Paso 3: Ahora, en un bol pon cinco huevos enteros de tamaño mediano. Añade el azúcar y la piel del limón y bate con las varillas eléctricas a velocidad media hasta que los huevos hayan blanqueado y quede una crema espesita, ya verás que casi dobla el volumen.

Paso 4: Fíjate cómo ha aumentado el volumen y qué textura tiene. En este momento ya puedes añadir la almendra molida, toda de golpe y mézclala con la espátula, con movimientos envolventes. Yo compré la almendra ya molida, pero si tú la vas a triturar en casa puedes hacerlo en dos tandas y triturar la mitad más fina y la otra mitad que quede más granulada, de manera que, al comerla, se noten un poco los trocitos de almendra.

Paso 5: Cuando ya está la almendra bien integrada ya puedes echar la masa en el molde. Deja caer varias veces el molde encima de la mesada para que se deshagan posibles burbujitas de aire que se hayan formado y hornea a 180º, con calor arriba y abajo durante unos 30 o 40 minutos. A los 20 minutos aproximadamente, si ves que se dora demasiado tápalo con papel de aluminio y, antes de sacarla comprueba con un palillo que no esté cruda. Si el palillo sale limpio ya está lista. Saca la tarta del horno y déjala enfriar antes de decorarla.

Paso 6: Para la decoración vamos a necesitar una cruz de Santiago y azúcar glas. Mientras se enfría la tarta te enseño cómo confeccionar la cruz de Santiago. En un trozo de cartón que tengas, yo usé el de la caja de leche, pon un papel en el que hayas imprimido la Cruz, que la encontrarás muy fácilmente en internet.

Fíjala con agujas de hilvanar. Y con otra aguja ve marcando toda la silueta de la figura en el cartón. Una vez la tengas toda marcada, repásala con un rotulador y recórtala. Aplánala bien y pega dos tiras de celo con un extremo doblado para poder retirar la cruz sin problemas.

Ya la puedes colocar sobre la tarta, en el centro y tamiza el azúcar glas por encima de la tarta con un colador, pegando unos golpecitos suaves. Y ahora que ya está cubierta por el azúcar ya podemos retirar la cruz.

¡Mira qué bonita queda! Es una tarta muy sencilla y rápida de hacer.