Tarta de Santiago fácil (sin gluten y sin lactosa)

Tarta de Santiago fácil (Tarta de almendras), ¡sin gluten y sin lactosa! Bizcocho de almendras muy fácil y rápida de hacer y que está más que deliciosa, no lo dudes y prepárala porque te aseguro que será todo un triunfo en tu mesa, ideal para tomar con el café en la sobremesa y disfrutarla con la familia o amigos, no necesita conservarse en la nevera y tapada aguanta hasta una semana muy tierna y jugosa.
Ingredientes
  • 300 g de almendra cruda molida 
  • 250 g de azúcar 
  • 5 huevos tamaño mediano 
  • 1 cucharada de piel rallada de limón 
  • Molde de 23 cm de diámetro 
  • Mantequilla para encamisar el molde 
  • Azúcar glas para decorar la tarta
Elaboración

1. En un recipiente amplio ponemos los huevos enteros y el azúcar, batimos con varillas eléctricas hasta que estén muy espumosas y hayan aumentado al doble su volumen (también se pueden batir con varillas manuales).

2. Rallamos piel de limón bien lavada hasta que tengamos media cucharada aproximadamente, seguidamente la añadimos al batido de huevos y mezclamos hasta incorporarla.

3. Añadimos a la mezcla de huevos la almendra molida y mezclamos sin batir hasta que esté bien integrada; Vertemos la mezcla en un molde que previamente tendremos preparado con papel de horno en el fondo y los laterales untados con mantequilla.

4. Llevamos a hornear la tarta; Colocamos la bandeja en el centro del horno y con el horno precalentado a 190ºC (380ºF) con calor arriba y abajo horneamos a la misma temperatura 190ºC de 25 a 30 minutos o hasta que pinchemos y comprobemos que el palillo sale limpio, después retiramos la tarta del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

5. Una vez fría la decoramos por encima con la cruz de Santiago, (que podemos hacer con un simple folio de papel recortándolo con la forma característica de la cruz de Santiago que podemos encontrar buscándola en Google), la ponemos en el centro de la tarta y con azúcar glas colocada dentro de un colador para que se reparta fácilmente espolvoreamos hasta cubrir toda la superficie de la tarta, con cuidado retiramos la cruz de papel, ¡y lista para disfrutar!