Tiramisù de castañas asadas y Moscatel

Tiramisù de castañas asadas y Moscatel
Una combinación suave y deliciosa, con un toque de lo más navideño, que trae recuerdos de reuniones familiares y calor de hogar.
Ingredientes

Ingredientes

  • Castañas - 350 g (limpias y asadas)
  • Leche entera - 200 ml
  • Nata - 100 ml
  • Azúcar moreno - 60 g
  • Queso mascarpone - 250 g
  • Huevos L - 4 uds
  • Azúcar - 100 g
  • Bizcochos de Soletilla - 22-24 uds
  • Vino Moscatel - 400 ml
  • Zumo de naranja - 100 ml
  • Cacao en polvo - C.S.
  • Chocolate negro - 60 g (NO cobertura, chocolate de comer)

Elaboración

Precalentamos el horno a 200 ºC, con el calor arriba y abajo o con ventilación. Lavamos bien las castañas y les hacemos una incisión con un cuchillo afilado, hasta cortar parte de la carne. Las repartimos en una bandeja de horno, sobre papel de aluminio, las espolvoreamos generosamente con agua y las cocemos unos 20-25 minutos o hasta que estén blanditas. Cuando podamos manejarlas sin quemarnos, las pelamos en caliente. Si se enfrían, podemos recalentarlas utilizando el calor residual del horno.

Pesamos los 350 g de castañas asadas limpias y las ponemos en el bol de la trituradora junto con la leche, la nata y el azúcar moreno. Trituramos hasta que se forme un puré liso y lo pasamos por un colador fino para quitar cualquier trocito de castaña que pueda quedar. Reservamos.

Mezclamos el vino Moscatel con el zumo de naranja en un recipiente donde nos sea fácil bañar los bizcochos de Soletilla. Si queremos eliminar la fuerza del alcohol, podemos hervir la mezcla unos minutos y dejar templar. Comenzamos a montar nuestros tiramisù preparando las bases de bizcochos mojados en el vino con naranja, bien escurridos.

Desclaramos los huevos y montamos las yemas con el azúcar, hasta que blanqueen y tripliquen su volumen. Reservamos. Montamos las claras y reservamos. Trabajamos un poco el queso con una varilla hasta que quede cremoso. Añadimos el puré de castaña y mezclamos bien. Incorporamos la crema de yemas y finalmente las claras montadas en 2 tandas, utilizando una lengua y movimientos envolventes.

Extendemos la mitad de la mousse de queso y castaña encima de la base de bizcochos que ya teníamos preparada. Cubrimos con otra capa de soletillas mojadas en Moscatel con naranja y tapamos con el resto de la mousse. Espolvoreamos toda la superficie con una capa generosa de cacao en polvo y metemos en la nevera a reposar, mínimo 4 horas.

Podemos elaborar unas hojas de chocolate para la decoración. Buscamos unas hojas que nos gusten, las lavamos y secamos bien. Derretimos el chocolate en el microondas, en tandas de 30 segundos, removiendo bien entre cada una. Con ayuda de una cucharilla o una brocha, pintamos la parte de abajo de las hojas con una capa generosa de chocolate y las distribuimos en un plato. Metemos en la nevera hasta que endurezcan y finalmente separamos las hojas de verdad de las de chocolate, metiendo entre ambas un cuchillo fino y afilado.