Torrijas al horno

Torrijas al horno
Estan muy ricas, con mucho menos grasa que fritas
Ingredientes
INGREDIENTES:
1 barra de pan (desechamos los picos)
1/2 litro de leche
cascara de naranja, sin lo blanco
1 rama de canela
3 cucharadas de azúcar para la leche
3 huevos
8 cucharadas de azúcar para hornear (para echar encima de la bandeja)
Elaboración
PREPARACIÓN:
Calentamos en un cazo la leche con una cáscara de naranja, una rama de canela y el azúcar, hasta que este último se disuelva y se infusione la rama de canela y la cáscara de naranja. También puedes calentarlo en el microondas durante 10 minutos para que el azúcar se disuelva muy bien.
Mientras se calienta la leche, vamos cortando el pan. Puedes utilizar pan de torrijas pero yo utilizo pan de barra cortado en oblicuo para que salgan torrijas más grandes. Hazlas gorditas como de 2 dedos aproximadamente.
Dependiendo del tamaño de la barra te saldrán aproximadamente unas 12 torrijas (desechamos los picos)
Prepara una bandeja de horno con papel sulfurizado en el que vas a espolvorear 4 cucharadas de azúcar.
Bate los huevos en otro bol. Ya lo tenemos todo preparado para empezar. Precalienta el horno a 250 grados.
Cuando tengas todo lo anterior preparado, retira la canela y la cáscara de naranja de la leche y procede a remojar el pan en la leche unos segundos. Te deben quedar muy bien empapadas, pero sin pasarte, para que después queden jugosas pero no se te deshagan. Trátalas con cuidado para que no se te rompan. Utiliza una cuchara para manejarlas o la mano. Como te sea más cómodo.
Después pásalas bien por el huevo batido unos segundos más.
Ves poniendo tus torrijas sobre el papel de horno que has preparado con el azúcar. No pongas las torrijas muy juntas porque en el horno expanden un poquito y se te pueden pegar.
Cuando tengas la bandeja llena, espolvorea el azúcar por encima.
Hornea en la mitad del horno hasta que empiecen a tomar un color doradito. Eso querrá decir que el azúcar está caramelizándose!!
Espera un par de minutos a que pierdan el calor del horno.
Con la leche que te sobre de remojarlas, echa una poco por encima de las torrijas.