Salsa para calçots (sin gluten)

Déjate seducir por el rico sabor de las almendras y las avellanas de esta excelente salsa de calçots sin gluten. ¡No pararás de mojar! En Cataluña, las calçotades son una fiesta culinaria estacional. Pero no se trata sólo de comer, sino también de relacionarse con los demás. En torno a estas características cebolletas catalanas, las comidas con amigos y familiares fomentan el reencuentro y las ganas de divertirse juntos.

Ingredientes

Ingredientes para 4 raciones:

  • 4 tomates maduros 
  • 4 dientes de ajo 
  • 150 gr. de almendras tostadas 
  • 60 gr. de avellanas tostadas 
  • 1 cucharadita (de postre) de pulpa de ñora (o 3 ñoras) 
  • 1/2 cucharadita (de café) de pimentón dulce 
  • 1/2 cucharadita (de café) de pimienta negra molida 
  • 3 cucharadas soperas de vinagre de vino blanco 
  • 1 cucharadita (de café) de sal 
  • de 250 ml. a 500 ml. de aceite de oliva virgen extra

Elaboración

Hoy hacemos calçots a la brasa y casi más importante que los calçots es la salsa que los vaya a acompañar.
Esta salsa de calçots sin gluten está indicada para los calçots en cualquier receta con este tubérculo: calçots a la brasa, rebozados o, incluso, unas aromáticas croquetas de calçots.

Paso 1: Empieza por poner a asar cuatro tomates a los que les harás un pequeño corte en cruz para poderlos pelar fácilmente después de asarlos. Y pon a asar, a la vez, una cabeza de ajos pero disponlos en una cazuelita aparte porque estarán listos antes que los tomates.


Paso 2: Mientras se asan los tomates y los ajos, pela las almendras y las avellanas tostadas y ve poniéndolas dentro del vaso triturador. Si alguna no se pela bien no pasa nada, ponla con la piel.


Paso 3: Han pasado 30 minutos y los ajos ya están listos. Con cuidado de no quemarte, pela, de momento, 4 ajos. Los ajos que te sobren puedes aplastarlos con aceite virgen extra y obtendrás una pasta de ajo, ideal para comer con unas tostaditas. Añade los 4 ajos al vaso triturador y a los 45 minutos de cocción ya están listos los tomates que verás que se pelan súper bien.


Paso 4: Como verás, se separa la pulpa del tomate y ahora pásalo por un colador fino para que te quede una pasta fina como ésta, sin piel ni pepitas. Ya la puedes añadir al vaso junto con el resto de ingredientes, 1/2 cucharadita (de café) de pimienta negra, 1/2 cucharadita (de café) de pimentón dulce, 1 cucharadita (de café) de sal, 1 cucharadita de postre bien colmada de pulpa de ñora, tres cucharadas soperas de vinagre y, para empezar a batir, pon 250 ml de aceite virgen extra. Ya puedes empezar a batir.


Paso 5: La pulpa de ñoras la puedes conseguir en el supermercado o puedes prepararla en casa escaldando tres ñoras y raspando la pulpa. Yo la compro ya hecha y sale muy rica.


Paso 6; Una vez triturados todos los ingredientes, vamos añadiendo poco a poco pequeñas cantidades de aceite mientras seguimos batiendo la mezcla hasta conseguir la consistencia ideal: una consistencia no demasiado espesa que nos impida mojar bien los calçots, pero tampoco demasiado líquida para que la salsa no se pegue a los calçots y no queden demasiado cubiertos con ella.

¡Y ahora toca probarla y disfrutar de una buena calçotada con la gente que más estimas!