Como hacer el presupuesto para desarrollar una app

Como hacer el presupuesto para desarrollar una app
Es difícil calcular el presupuesto para desarrollar una app, en el proceso entran tantos factores que a veces se hace cuesta arriba. Además no siempre podemos estar seguros si lo estamos haciendo bien.
Como todo desarrollador ahora quieres empezar a hacer dinero, quieres que te lleguen tus primeros clientes y empezar a generar mucho dinero para moverte a las Bahamas. Pero para eso tienen que comenzar a llegar las solicitudes de crear una app.

Después un duro trabajo de promoción, acaba tocando a tu puerta un cliente potencial demandando tus servicios. De pronto un mar de dudas inunda tu cuerpo ¿cuánto debería cobrarle? ¿cómo hago la factura para que no me la rechace? ¿Debería cobrarle mejor por horas o por funcionalidades? Estas y otras muchas preguntas seguro que te acechan la mente antes de empezar a hacer tu primer presupuesto.

Pero para hacer un presupuesto, no hace más que los siguientes ingredientes:

Interroga a tu posible cliente

Crea una batería de preguntas antes de tener la primera reunión así no se te quedará ninguna por el camino. Primero deja que el cliente hable, que sea él quien te cuente la idea. En estos casos detectarás si el cliente sabe lo que quiere o no. Habrá casos que te darás cuenta de que no tienen ni la menor idea de lo que quieren. Una vez finalice el cliente, comienza a preguntar sobre los apuntes que tengas y más aún sobre lo que te acaba de contar.

Nunca interrumpas, deja siempre que termine de contarte. No todas las personas saben expresar correctamente lo que quieren así que cuanto más tiempo le des, mejor lo hará. Siempre pregunta qué objetivo espera alcanzar con la app. Será más fácil para tí como desarrollador hacer algo que comprendes a la perfección que si no puedes atar cabos ni sabes qué es lo que tiene que hacer. Esto te permitirá desarrollar la aplicación que quiere el cliente.

Algunos de los ejemplos de preguntas:¿Cual es su público objetivo? ¿Sexo? ¿Edad? Cuando mejor conozcas el perfil de los usuarios que tendrá la app, más fácil será.

El tipo de plataformas para las que necesita el desarrollo (Android, iOS, Windows Phone...) Además para qué tipo de dispositivo será. ¿smartphones o tablets? En estos casos se aprovechará par asesorar al cliente y recomendarle las mejores plataformas.

¿Plazo de entrega? Uno de los puntos más importantes antes de comenzar cualquier tipo de desarrollo. Considera bien esto para luego no tener un cliente enfadado por incumplir el plazo de entrega.

Es un desarrollo que se comenzará desde cero o bien ¿es una aplicación que ya está siendo desarrollada? Es más fácil comenzar un desarrollo desde cero, porque así te organizas mejor. NO obstante si es un desarrollo ya comenzado, pide toda la información que necesites conocer antes de dar una respuesta.

¿Se integrará la app con una base de datos o con una API? Al igual que en el punto anterior, pide la información de la bbdd o API para poder valorar las horas de trabajo que te llevará realizar la integración.

Seguro que puedes encontrar más preguntas interesantes que te den una mayor perspectiva de la necesidad de tu posible cliente. Y recuerda, ante cualquier duda pregunta, cuando más conozcas al cliente y determines la idea que tiene en mente mejor.

Conocer al cliente

Siempre viene bien buscar en internet referencias del cliente. Googleando su nombre o empresa encontrarás mucha información de valor. Así sabrás a que tipo de cliente le vas a preparar el presupuesto. Otra ventaja de hacer esto es que podrás saber qué cliente podrá hacer frente a la inversión para hacer la app antes de tan siquiera prepararlo.

A su vez también podrás crear otras estrategias para absorber estos clientes, con desarrollos más adecuados a su presupuesto y que se vaya escalando según vaya creciendo el proyecto.

Cobrar por hora

En cualquier desarrollo cobra siempre por horas. Es imperativo, olvida eso de cobrar por funcionalidades. Haz una estimación de las horas que te llevará desarrollar las funcionalidades y módulos, y cobras por el tiempo que emplearás.

Si se trabaja en equipo se realizará lo mismo pero sumando las horas de todos los miembros del equipo implicados.

¿A cuánto se cobra la hora?

Aquí dependiendo de la profesionalidade de cada uno tiene que establecer el precio/hora. En función al sueldo que quieras tener, los gastos fijos etc, etc habrá que calcular todo esto. Hay que ser realista con uno mismo a la hora de la profesionalidad.

Nunca regales tu trabajo, házte valorar teniendo un precio justo por tu nivel de conocimientos.

Decir no

No digas a todo que sí por motivo de cerrar un presupuesto. Revisa tus presupuestos y ajustalos, pero ten en cuenta que habrá clientes a los que siempre les parecerá alto. A estos díles que no, te ahorrarás tiempo y muchos quebraderos de cabeza.

El presupuesto

Ahora que ya tenemos todos los datos, vamos a ver qué cifra tiene nuestro trabajo. Tendremos que multiplicar el número de horas por nuestra hora de trabajo y obtendremos el valor del desarrollo. A esta cifra habrá que añadirle el 21% de IVA o al menos indicar en el presupuesto que es el precio sin impuestos.

El presupuesto tiene que ser lo más detallado posible, para que el cliente no tenga la sensación de que está siendo engañado. Además podrá entender de dónde viene cada gasto.