Gastos de vender una vivienda: guía completa 2019

Puede que te sorprenda, pero según una encuesta realizada por uno de los portales inmobiliarios más visitados, 8 de cada 10 propietarios y propietarias reconocen no saber exactamente qué gastos conlleva la venta de su casa. Imagina por un momento que empiezas a buscar comprador para tu vivienda y que, una vez vendida, te das cuenta de que vas a ganar mucho menos de lo que pensabas. Aunque no lo creas, esta situación es bastante habitual y las consecuencias pueden ser desastrosas. Sobre todo porque en más del 40 % de los casos, el vendedor o vendedora utilizará ese dinero para comprar otra vivienda.

¿Qué pasaría si calculas mal los gastos y los números no salen como tú pensabas?

Para que eso no te pase a ti, en este artículo te detallamos todos los gastos e impuestos que te puedes encontrar durante el proceso. Incluso los menos habituales. Descubrirás cómo calcular cuánto te va a costar la venta de tu propiedad, qué impuestos tendrás que pagar y cuáles te podrás ahorrar.
Gastos antes de vender una vivienda

Antes de empezar con la venta de una vivienda, existen una serie de gastos con los que debes contar, lgunos son obligatorios y otros no, pero es importante que los conozcas todos.
La cédula de habitabilidad

Aunque no es imprescindible que la tengas desde el primer día, siempre recomendamos empezar con los trámites para obtenerla lo antes posible. Puede que ya la tengas. En ese caso solo debes comprobar que no esté caducada. Recuerda que la cédula de habitabilidad hay que renovarla cada 15 años. Si no la tienes, tramitarla puede llevarte varios días y no podrás vender tu casa sin ella.

El coste de la cédula de habitabilidad depende, entre otras cosas, de la superficie de la vivienda.

Si deseas obtener la cédula de habitabilidad en Logroño o en La Rioja, en Acinsa trabajamos desde 90 euros más IVA y tasas (15,27 euros).
El certificado energético

La función del certificado de eficiencia energética (CEE) es informar sobre la eficiencia y los niveles en el consumo energético de un inmueble. Hasta aquí, seguro que no te descubro nada nuevo.

Lo que quizá no sepas es que desde 2013, es obligatorio disponer de él en el momento en el que anuncias tu vivienda para venderla o alquilarla.

Obtener el CEE comporta una serie de trámites y puede tardar algunas semanas. Por eso deberías tramitarlo antes de empezar con la venta.
La Nota Simple

La Nota Simple informativa es uno de esos gastos que no son obligatorios, aunque totalmente recomendables. Se trata de un documento público expedido por el Registro de la Propiedad, que acredita la titularidad, la descripción y las cargas de una propiedad.

Para mí es recomendable por lo siguiente. En primer lugar, porque enseñando este documento a las personas interesadas en tu propiedad, generas confianza. Podrán confirmar que eres realmente el propietario o propietaria de la vivienda que vendes, y si existen cargas o gravámenes sobre la misma.

En segundo lugar, porque tú también podrás comprobar en qué estado se encuentra tu propiedad según el registro y, si detectas cualquier problema, tendrás tiempo para solucionarlo.

Puedes obtener la Nota Simple por unos 10 o 20 euros, y solicitarla online en la mayoría de Registros de la Propiedad.