¿Por qué escoger un conejo como mascota?

¿Por qué escoger un conejo como mascota?
Si estás pensando en adoptar una mascota pero no te gusta las tradicionales elecciones de perros o gatos, puedes plantearte acoger a un conejo.

Si estás pensando en adoptar una mascota pero no te gusta las tradicionales elecciones de perros o gatos, puedes plantearte acoger a un conejo.

Contrario a lo que se creía, cuando solo eran criados como alimento o proveedores de lana, los conejos pueden resultar perfectos como animales de compañía por la ternura y el afecto que trasladan a todos los que lo rodean, así como por los escasos cuidados que precisa.

Son perfectos para lugares pequeños en los que un perro podría hacer un lío y sólo debes velar por que no le falta el agua y su poca comida en la jaula, la que será más grande o pequeña en dependencia del tiempo que tengas pensado permitirle estar fuera de ella, andando por la casa.

Si aún no te decides, en este artículo te brindamos varias observaciones que quizás contribuyan a tu convencimiento y decisión.

Aspectos positivos del conejo como mascota

Los conejos son animales inteligentes que, con poco esfuerzo de tu parte, comprenderán rápido qué se les permite hacer y qué no, así como cuál es el lugar en el que deben hacer sus necesidades.

Para esto último por supuesto requerirán que les habilites en su jaula una bandeja sanitaria con bordes bajos y en la que puedan tener todo su cuerpo.

No demandan tantos cuidados veterinarios como otras especies ni transmiten enfermedades relevantes al hombre. Además, son tranquilos y detestan el ruido, por lo que el silencio y la paz que puedas anhelar no corren peligro alguno.

Si provees a tu conejo del alimento que precisa, agua fresca y algún juguete de madera no tratada para que juegue y lo roa, algo que hace casi continuamente, verás cómo se adapta con prontitud a tu hogar y sus dinámicas.

Asimismo, si lo acostumbras a andar suelto desde pequeño por la casa y a convivir e interactuar con la familia, verás qué rápido empieza a responder por su nombre y te identifica. Así, a pesar de que originalmente pensabas que era frío y rehuía tu contacto, constatarás que te sigue y demandará tu cariño.

Aspectos a los que prestar atención

La alimentación correcta del conejo es esencial. Su dieta debes basarla en el heno o verduras frescas. No le des a probar comida cocinada porque su sistema digestivo no está preparado para su procesamiento.

Es cierto que la jaula de un conejo puede apestar, pero esto pasa solo si descuidas la higiene. Por ello esmérate en la limpieza y vierte el contenido de la bandeja sanitaria como mínimo una vez por semana. El resto lo hará el propio conejo, que se esmera con su limpieza al lamerse a diario.

Cuando vayas a seleccionar tu conejo mascota infórmate bien sobre su raza y características, porque algunas son pequeñas y otras muy grandes como para que ande suelto en el hogar.

El crecimiento continuo de los dientes del conejo lo obliga a roer objetos casi de manera constante. Por ello provéelo de juguetes de madera como dijimos antes y no le pierdas la pista cuando lo tengas suelto en la casa. Si no mantienes esto en mente, verás cómo daña objetos de la decoración del hogar, cables, ropa y muchas otras cosas, con un consecuente costo para la salud del animal.

De igual forma, no hagas que pierda la costumbre de socializar contigo y el resto de los miembros de tu familia. De lo contrario se volverá asustadizo y tendrás que empezar de cero y pasar más trabajo para adaptarlo que cuando era pequeñito.

Como ves, son más las ventajas o aspectos favorables para tener un conejo como mascota, que los negativos o asuntos de los que preocuparse. Por tanto no dudes que será una compañía agradable que te animará incluso en los momentos en que más afligido puedas estar.