Sobre los degús

Descripción
Información general sobre los degús
Los degús son roedores endémicos de Chile. Su popularidad en el resto del mundo nació de su uso como animal de laboratorio (para estudiar sobre la diabetes y el alzheimer) y a raíz de esas investigaciones, se extendió su uso como animal doméstico. No es tan popular como sus primas las chinchillas ni como sus parientes lejanos los hámsters, jerbos, conejos y otros roedores.

Sin embargo, el degú es uno de los roedores más inteligentes que hay. Son cariñosos, simpáticos, diurnos y fáciles de cuidar. Tienen mucha personalidad y son muy sociables. Es una mascota fantástica que aceptará al ser humano como parte de su grupo.

Características

Alcanzan la madurez durante el primer año, llegando a medir entre 15 y 20 centímetros de cuerpo (sin contar la cola) y pesar alrededor de 250 gramos. Viven entre 5 y 8 años en cautividad, aunque pueden llegar hasta los 13/15 en libertad. Tienen un pelaje muy agradable y su color más habitual es el plateado (gris), aunque también es muy común el marrón. La mayoría de las veces tienen alguna mancha blanca por el pelaje y con los años, cada ciclo de muda, cambian un poco el aspecto de su pelo.

Caracter

Los degús son roedores muy nerviosos y activos que hacen la mayor parte de su rutina durante el día. Eso los convierte en animales de compañía fabulosos, ya que suelen adoptar las costumbres de sus dueños (dormir de noche, activarse cuando sus dueños están presentes). Se les puede adiestrar a responder a órdenes verbales y a ejecutar trucos (si hay premios de por medio) y cuando aceptan al ser humano como parte de la manada pueden llegar a dormirse con él, acicalarle el pelo y/o la piel.

No suelen morder, salvo que se sientan amenazados y les encanta la compañía.

Necesidades

Los degús necesitan jaulas de metal (el plástico lo pueden devorar) de un tamaño bastante amplio (70x40x70 al menos). Una rueda para hacer ejercicio, una casita para hacer el nido, comida y juguetes para entretenerse. Además, conviene que estén siempre acompañados. Lo normal es que vivan por parejas (del mismo sexo) y si viven solos, debemos prestarles mucha atención.

Alimentación

Estos pequeños roedores comen pienso especial para ellos y, además, necesitan una fuente constante de heno fresco. Un poco de verdura cada semana y algunas pipas o nueces de manera esporádica. Como no toleran bien el azúcar, conviene evitar las frutas y productos que contengan fructosa o sacarosa.

Jaula y limpieza

La jaula, como decíamos, debe medir desde 70x40 en la base y 70 de alto hasta lo que seamos capaces de proporcionarles. Cuanto más espacio tengan, más felices serán.

Esas jaulas deben ser de metal o, en caso de que tengan partes de plástico, deberemos ser capaces de protegerlas con juguetes, casas o planchas de otros materiales. Su capacidad para roer casi cualquier material hace que el metal sea el material preferido. Además, les suele gustar más corretear a lo ancho que a lo alto.

En su jaula deberá haber distintos niveles conectados con rampas, puentes o cualquier elemento que les sirva para escalar y jugar. Por supuesto, tienen que tener una rueda en ella para quemar toda la energía que poseen.
Tags relacionados: