¿Cómo actuar ante una picadura de serpiente?

¿Cómo actuar ante una picadura de serpiente?
¿Cómo actuar ante una picadura de serpiente? Tratamos de responder a esta gran pregunta, para ser capaces de permanecer calmados.

Desde que el hombre es hombre, ahí han estado las serpientes al acecho. Todos hemos visto una alguna vez y temido encontrárnosla a campo abierto e incluso en la ciudad, agazapada para saltar y clavarnos sus afilados colmillos. Sabemos que el encuentro puede resultar fatal. Pero, ¿cómo hay que actuar si nos encontramos con uno de estos pérfidos ofidios?

QUE NO CUNDA EL PÁNICO

Lo primero, mantener la calma. Hay unas 3.000 especies de serpientes en el planeta Tierra, pero las estimaciones apuntan a que solamente el 15 % son potencialmente dañinas para las personas. Aunque haya un aproximadamente un millón de mordeduras de serpientes venenosas al año, se concentran en países tropicales, por lo que se puede uno prevenir. Antes de nuestra visita a la zona en la que puede haber estos animales, es aconsejable que nos informemos bien sobre dónde nos los podemos encontrar y qué especies; no es lo mismo una boa que una serpiente de cascabel, por ejemplo, una de las más habituales. Incluso, es interesante llevar fotos, para que luego señalemos más fácilmente qué nos atacó.

Otra precacución que debemos tomar es ir vestidos con ropa gruesa y que nos quede abundante, además de botas altas, para no ponérselo fácil a las serpeintes. También hay que pirar bien dónde nos sentamos o acampamos, emplear un bastón para probar el camino antes de recorrerlo, revisar mochilas y bolsas antes de hurgar en ellos y no tocar en sus escondrijos habituales, como la hierba alta, los troncos o las rocas.

A pesar de que nos prevengamos mucho, siempre podemos dar con una. En ese caso, los expertos recomiendan caminar despacio, sin movimientos bruscos que atraigan su atención. Tampoco hay que tratar de matarla o atraparla: entonces es cuando más picaduras se producen. Recuerde también que el veneno sigue siendo peligroso incluso después de la muerte del reptil.

LO QUE DEBEMOS HACER

Seguramente haya visto en alguna película del Viejo Oeste al típico sheriff heroico que sumerge la zona afectada por la mordedura en hielo o agua fría, la corta con un cuchillo o le aplica un torniquete. Además del galán de culebrón que elimina el veneno de su tierna amada a base de chupetones en la herida. Sin embargo, aunque quede muy bien para la cámara, las autoridades secundarias recomiendan no hacerlo, pues no ayuda o incluso puede perjudicar a la víctima. 

Entre los síntomas de una mordedura se encuentran los mareos, sarpullidos, visión borrosa, parálisis, dolor agudo o incluso necrosis en los miembros afectados. Si usted o algún otro excursionista lo sufre, lo primero es llamar a un teléfono de emergencias. Inmediatamente hay que quitarle todos los objetos apretados, como relojes, ropa ajustada, anillos... debido a que es muy posible que se produzca una hinchazón grande. Acto seguido, debe intentar no moverse la parte del cuerpo donde se encuentre la herida y procurar que esté más abajo que el corazón. Por supuesto, si le sucede a algún acompañante, es importante intentar tranqulizarlo. Es posible que sea necesario, según la gravedad de la herida, entablillarla o realizarle al afectado una reanimación cardiopulmunar.

Si los servicios de emergencia se retrasan, o durante el camino al centro sanitario si la víctima es capaz de realizarlo, se puede suministrar un paracetamol para aliviar los dolores si son muy intensos, pero nunca antiinflamatorios o aspirinas. Tampoco es aconsejable comer nada sólido, pero sí beber si tiene sed. En caso de que vayamos muy lejos de un lugar donde haya equipos de rescate, podamos pagarlo, transportarlo, sepamos cómo administrarlo y enfrentarnos a los posibles efectos secundarios, se puede llevar con nosotros un antídoto para el veneno.