Consejos para tener un animal en casa

Tener un animal en casa con el que compartir el día a día, vivencias y cuidar el uno del otro es una muy buena decisión. Un animal da muchísimo amor a sus dueños y además proporciona una compañía muy buena durante todo el día. Pero la decisión de tener un animal en casa debe ser muy meditada y se debe tomar con mucha responsabilidad, ya que no debe obedecer a un simple capricho o moda. Un animal es para toda la vida, por lo menos para toda su vida y durante la misma se le deben brindar todos los cuidados, cariños y necesidades que el animal requiera, todo esto te va a suponer dedicarle una buena parte de tu tiempo al animal así como que una parte de tu presupuesto mensual vas a tener que destinarlo a él. Comida, juguetes, visitas al veterinario que suponen un gasto. Por eso debes pensártelo bien y meditar si estás dispuesto a ello.
Una vez que has decidido que estás preparado y dispuesto para tener un animal en casa debes elegir cual. Esto tienes que valorarlo en función de varias variables, tu tiempo, el tipo de animal que te gusta, el espacio que tienes en tu casa, el dinero del que dispones, etc. Ten en cuenta que si tienes niños debes valorar también su edad, si son responsables para hacerse cargo, si quieres que lo hagan, etc. Un perro les vendría genial para aprender el comportamiento de los animales, desarrollar el sentido de la responsabilidad, etc.
Por ejemplo, un perro te va a suponer más tiempo a emplear en él, ya que como mínimo y en función de la raza que sea, vas a tener que bajarlo a pasear unas tres veces al día para que haga sus necesidades, camine y libere energía. Sin embargo por ejemplo, tener tortugas en casa no te quitará a penas tiempo, tan solo el necesario para darles de comer y controlar que el hábitat en el que vive (pecera acuario) tengas las condiciones de temperatura e higiene óptimas, esto supone unos cinco minutos al día.
Por otro lado debes enterarte antes de si la comunidad de vecinos te permite tener perros, ya que hay edificios en los que no se permite. En el caso de que vivas de alquiler, tienes que consultar en tu contrato si te lo permiten.
También debes valorar, por otro lado, el espacio que dispones en tu casa y el que se supone que va a ocupar el animal que hayas elegido, un perro o un gato necesitarán un cierto espacio, no para correr ni mucho menos, pero tampoco puede tener un espacio muy pequeño para tan solo estar acostado, al fin y al cabo estos animales tienen que moverse cada poco tiempo. También tienes que tener en cuenta que muchos animales aun estando limpios, desprenden algo de olor por lo que a lo mejor no estás tan dispuesto. De todos modos con un mínimo de limpieza tu casa olerá como siempre, eso sé, debes tener a tu animal aseado.
Al final te darás cuenta que pasar tu tiempo con un animal es la mejor compañía posible, no hay nadie más fiel ni cariñoso que ellos y sin pedir nada cambio.
Si te ha gustado este artículo puedes consultar más en la portada de mi blog.