Cuidados de los camaleones en cautividad

Cuidados de los camaleones en cautividad

Nos gustaría aportar un punto de vista sobre los cuidados que requieren los camaleones como mascotas, así como ciertas consideraciones a tener en cuenta antes de adquirir un camaleón para tener como mascota.
El camaleón es un reptil de la familia de los saurópsidos escamosos, de la que existen cerca de 161 especies, cuya mayor parte habitan en África y el sur del desierto del Sáhara.

La característica más conocida de los camaleones es su habilidad de cambiar el color de su piel en función de las circunstancias, así como su larga lengua que utiliza para alcanzar a sus presas, y sus ojos de movimiento independiente.

¿Qué comen los camaleones?
Por norma general son animales insectívoros, aunque hay ciertas especies que incorporan a su dieta materia vegetal e incluso pequeños roedores, como el camaleón velado. En libertad los insectos son su alimento principal, tales como grillos, cigarras, gusanos, cucarachas, lombrices, orugas, moscas, cochinillas y escarabajos.

Dieta de un camaleón en cautividad

Insectos
Los insectos son su presa principal. Estos les aportan casi todos los nutrientes necesarios para una correcta alimentación. Podéis comprar gusanos de seda, saltamontes, langostas, grillos, moscas del vinagre y de la fruta, cucarachas, etc. Lo mejor es variar estos alimentos para que el camaleón no se canse y reciba la cantidad óptima de proteínas, grasas?
La mejor hora del día para darle de comer es a media mañana. Así, podrá digerir estos alimentos a lo largo de la jornada. Es desaconsejable darles de comer por la noche.

Hay que introducir en su dieta calcio. Los insectos no son suficientes para la óptima alimentación, por ello hay que incluir un aporte de calcio y fósforo extra en su dieta. Sobre todo son muy importantes cuando están en gestación o son muy pequeños.

Camaleones venenosos
No hay evidencias de camaleones venosos hasta la fecha.

Tipos de camaleones domésticos
Es importante señalar en primer lugar que los camaleones son especies que requieren de cuidados especiales determinados para su mantenimiento en cautividad. No son como los perros o los gatos, especies adaptadas hace muchísimos años a la cautividad.

Chamaeleo Jacksonii
Es una especie de camaleón muy llamativa dada su constitución que recuerda a los dinosaurios, con prominentes cuernos frontales. Tienen bien carácter para su mantenimiento en cautividad, siendo poco recomendable tener dos machos en el mismo territorio.

Chamaeleo Melleri
Esta es una especie de camaleón principalmente de montaña, aunque también habita a nivel del mar. Es originario de Malawi y el camaleón de mayor tamaño de África. Los adultos presentan una coloración de fondo variante que va desde el verde al verde-azulado con anillos de tonalidades verdes, amarillos y negros. Posee una cresta en la zona dorsal, grandes lóbulos occipitales y un sólo cuerno. No es una especie para principiantes. Tolera muy poco el estrés y necesitará un terrario bastante amplio.

Calumma Parsonii
Es originario de las selvas del noroeste de Madagascar. Es uno de los más grandes, con 70 cm de longitud incluyendo la cola y también, uno de los más corpulentos. Los machos suelen ser más grandes y de color turquesa con dos variedades cromáticas, una turquesa uniforme con los ojos amarillos anaranjados y otra turquesa-verde con los labios amarillos. Las hembras son verde- amarillentas. Son ejemplares difícil de mantener y de reproducir, pero mucho más resistente que otras especies.

Furcifer Pardalis
También conocido como camaleón pantera. Los machos son mucho más grandes que las hembras, y poseen una cresta en la cabeza que se extiende a cada lado de la región occipital.
De todas las especies de camaleones mantenidas en cautividad es la que más pasiones levanta. Son más conocidos por camaleones pantera y suelen ser los más indicados para principiantes por dos motivos: son muy resistentes, debido a su gran adaptabilidad y por su carácter tranquilo. Es originario de Madagascar y suele medir unos 50 cm los machos y 35 cm las hembras. Lo más característico de esta especie es la gran variedad de coloraciones que presentan.

¿Cuánto vive un camaleón?
La esperanza de vida de un camaleón varía entre machos y hembras, como suele ser habitual en estas especies. Los primeros suelen vivir entre los 7 y los 9 años, mientras que las hembras suelen durar entre los 3 y los 5 años de vida.
Es importante entender que la esperanza de vida depende directamente de los cuidados que reciben. Las atenciones donde hay que prestar máxima atención son el espacio de su hábitat y su alimentación, así como no someterlos a un estrés excesivo.
Las hembras viven menos por ser las que producen los huevos para la reproducción. Su cuerpo está en constante proceso de producción que conlleva un desgaste metabólico importante que impacta en su ciclo vital.

La opción más habitual en estos casos es decantarse por tener un macho en casa. Son más fáciles de cuidar y viven significativamente más años. A pesar de vivir más y ser más resistentes, no se puede descuidar la alimentación si queremos que el animal esté bien cuidado.

Un dato a tener en cuenta es que estos animales sólo comen presas vivas, utilizando su lengua extra larga para cazarlas en su hábitat. Hay gente que paralelamente comienzan un proceso de cría de los insectos que luego le sirven para alimentar al camaleón.

En la actualidad, muchas tiendas de animales venden este tipo de alimento vivo por el auge de las mascotas exóticas. Ten en cuenta que solo podrás tener un camaleón por terrario. Se trata de animales extremadamente territoriales que no admiten la compañía de otros congéneres en su hábitat. Tendrás que tener tantos terrarios como camaleones.
Otros factores importantes para el mantenimiento de su hábitat son la temperatura, el aire, la luz y la humedad. Deben mantenerse en los parámetros correctos en todas las horas del día y noche. Los camaleones utilizan la luz para regular su temperatura corporal, dado que son animales de sangre fría. Es por ello que es tan importante este aspecto.

En invierno, cuando las horas de luz son más escasas y la temperatura desciende, se hace indispensable tener una lámpara infrarroja para mantener su temperatura corporal óptima.

También es importante mantener una buena circulación de aire dentro del terrario. Si bien es recomendable tener paredes abiertas tipo rejilla, esta opción se puede sustituir con la instalación de un ventilador pequeño. Con ello crearemos un flujo continuo de aire dentro del hábitat. Se debe controlar la proliferación de hongos y bacterias debido al aire acumulado y la humedad, se requirirá una limpieza contínua.

Los camaleones tampoco beben agua de bebederos o pozos, por lo que se debe proveer al animal de una fuente de humedad, que puede ser de un rociador con temporizador, o un sistema de goteo convencional.