¿Por qué no puedo parar de preocuparme?

Descripción
¿Te asaltan constantemente las preocupaciones y no sabes cómo pararlas?

Todos, en mayor o menor medida, nos hemos preocupado
por algo a lo largo de nuestra vida. Por términos generales, cuando desaparece
el problema, se esfuman las preocupaciones. Pero existen algunas personas que
no pueden dejar de preocuparse continuamente y que se preocupan por tal
variedad de problemas, reales e imaginarios, que su calidad de vida se ve
seriamente afectada. A este problema de no poder dejar de preocuparse se le
llama Trastorno de Ansiedad Generalizada.

El trastorno de la ansiedad generalizada

Si conoces a alguien con Trastorno de Ansiedad Generalizada, tendrás
la sensación de que sólo deja una preocupación cuando coge otra. Seguramente
has pensado que le gusta vivir preocupado o que se busca las preocupaciones. En
realidad, no es así, lo cierto es que intenta continuamente dejar de
preocuparse, pero sin éxito.



¿De qué se preocupan?



Por regla general, las personas con ansiedad generalizada se preocupan
tanto por cuestiones cotidianas, como por problemas reales que tienes, como por
problemas hipotéticos que no están presentes en la actualidad. Para cada
persona, el porcentaje de estas preocupaciones es diferente.



¿Cuándo empieza este trastorno?



Este problema suele comenzar muy pronto, a veces en la infancia, y muy
mayoritariamente en la adolescencia o el inicio de la edad adulta. Aunque
también se observan casos en los que el problema empieza antes. Suele atacar
más a mujeres que a hombres y las épocas de estrés son caldo de cultivo propicio
para que aparezca. El trastorno suele ser crónico, por lo que es importante
tratarlo cuanto antes..



¿Se puede tratar?



El trastorno de ansiedad generalizada tiene tratamiento, utilizando
técnicas psicológicas de corte cognitivo-conductual. El objetivo es disminuir
la frecuencia o intensidad de las preocupaciones, lo cual redunda en mejorar la
calidad de vida.