Te mereces unas vacaciones en el mejor de los hoteles

Descripción
Foto jacuzzi en hoteles
Con los tiempos que corren, donde todo son prisas, estrés, competencia, trabajo y obligaciones, nunca viene de más hacer un ?break? en esas ajetreadas agendas y darse un capricho a modo de viaje de desconexión a algún sitio donde no tengamos nada más que hacer en el día que relajarnos. Una de las mejores ideas que podrías tener es dedicar un fin de semana o el tiempo que buenamente puedas emplear a reservar hoteles con jacuzzi en la habitación, donde podrás relajarte en la propia habitación después de conocer un buen sitio, o simplemente por el placer de disfrutar aunque sea una vez al año de un buen baño en un jacuzzi.
Es que hay que tener en cuenta que durante las veinticuatro horas que tiene el día, muchas de esas horas están ya reservadas para las obligaciones del día a día y poco o nada de tiempo tenemos para dedicarlo a nosotros mismo en total exclusividad. Porque fíjate que hasta los médicos nos inundan de quehaceres, nos recomiendan dormir ocho horas al día como mínimo (quien pueda hacerlo), come sano (esto implica ir más a menudo a la compra en busca de alimentos frescos y naturales y luego cortar, picar, trocear, cocinar y comerlo a las carreras), haz algo de deporte (mínimo te lleva media hora sin contar con lo que lleva el prepararse más la ducha de después, aunque esto sí que es relajante), pero es que además de todo esto nos dicen que debemos dedicar un tiempo de nuestro día a meditar y relajarnos.
Pues está claro que con todo esto cada vez nos queda menos tiempo para nosotros. Hay que levantarse para ir a trabajar, no sin antes ducharse, preparar y tomar el desayuno, coger el coche (andando los que tengan la suerte de vivir cerca del trabajo), vivir el estrés de la circulación, llegar al trabajo, desempeñarlo como buenamente se pueda y sobre todo aguantar a los jefes. Por la tarde de nuevo a hacer lo mismo o casi parecido. A todo esto, quienes tienen hijos ven su tiempo mermado a la mínima expresión, porque además de tener que hacer todo lo anterior, tienen que estar pendiente de los hijos, asearlos y vestirlos, llevarlos al colegio, recogerlos (ojo con no llegar tarde), prepararse y darles la comida y luego llevarlos a las actividades extraescolares, ayudarle con los deberes, ducharlos, cena y para cama.
Pero además de todo esto todavía nos queda por hacer las tareas de la casa, que por desgracia no son pocas y cuantos más seamos en el núcleo familiar, más grandes y más tiempo nos llevará desempeñar cada una de ellas. Pasa el polvo, aspira, pon la lavadora, tiende la ropa, plánchala, haz las camas, limpia los baños, platos, ventanas, cristales, etc.,
En definitiva todo aquel que tenga que hacer estas tareas, sean más o menos, se merece sin ningún género de dudas el poder realizar aunque sea una vez al año un viaje a un buen sitio donde relajarse y olvidarse de la rutina de cada día, tan solo para poner la mente y el cuerpo en blanco, relajarse y recargar las pilas otra vez. Todos tenemos derecho y oportunidad de darnos un capricho al año.
Para conocer más artículos de interés visita la portada de mi blog