Como vivir más de 100 años

Como vivir más de 100 años
Hace tan solo dos siglos la esperanza de vida rondaba los 30 años en nuestro país. Hoy en día, gracias a los avances médicos, la calidad de vida y la nutrición que seguimos, esos escasos 30 años se han convertido en más de 80 y 85 para el caso de las mujeres.

Lo primero que debemos saber es la diferencia entre la edad cronológica y la biológica. Una es la que el paso de los años nos va dando y la otra es la edad de nuestro organismo. Esta segunda es la que nos dice cuánto de rápido corremos, a cuanto nos late el corazón y a qué velocidad envejecemos. Es por eso que hay personas que con 50 años tiene las habilidades y destrezas de una de 30. El principal factor que determina nuestra edad de envejecimiento es el sistema inmunitario, que a su vez está ligado al sistema nervioso.

Algunos estudios sugieren que la "calidad" de nuestro sistema inmune depende un 25 % de factores genéticos y un 75% del estilo de vida que tengamos. Por lo que se puede decir que la capacidad de controlar nuestra edad de envejecimiento está en nuestras manos.

Dicha edad comienza a los 18, momento en el que nuestro cuerpo empieza a envejecer por encima de nuestra edad cronológica. Por eso, reducir los malos hábitos, tanto de salud física como psicológica, va a alargar nuestra vida y sobre todo la calidad de vida. Un dato curioso es que la mujer mas mayor del mundo llegó a vivir 127 años.


Las medidas medidas principales a tomar se articulan en 4 bloques diferentes:

- Evitar hábitos negativos: Hablamos del consumo de alcohol, tabaco, pocas horas de sueño...

- Hábitos alimenticios: controlar los excesos de carnes, consumir frutas y verduras, fibra...

- Hábitos físicos: Resulta interesante tener picos de intensidad en nuestra actividad para lograr desarrollar el sistema inmunitario, que al igual que sucede con nosotros, de no usarse se atrofia.

- Hábitos de salud psicológica: Tratar de evitar aquellas situaciones que nos produzcan malestar, angustia o ansiedad y por el contrario tratar de fomentar aquellas que nos generen bienestar y tranquilidad. Está científicamente probado que las personas más solitarias, tristes o con tendencias a la depresión o nerviosismo, viven menos años, es decir, la salud psicológica afecta a la física.