Mejores remedios caseros para aliviar la circulación

Algunos trucos y consejos para mejorar la circulación sanguínea y cuidar el sistema circulatorio de nuestro cuerpo humano.
Extremidades frías. La mala circulación nos envía distintos avisos de que algo no va bien, uno de ellos es el enfriamiento de las extremidades. Cuando la circulación funciona correctamente, la sangre llega con un flujo constante, ayudando a nuestro cuerpo a mantener su calor natural. Con una circulación sanguínea deficiente, ciertas partes del cuerpo, donde hay mas terminaciones nerviosas como pueden ser las manos y los pies, pueden llegar a perder el calor ante la dificultad de la sangre en llegar a las terminaciones.
Uñas y pelo quebradizo. Cuando notemos que las uñas y el pelo se han vuelto más quebradizo, será un signo de que los nutrientes no están llegando de manera adecuada, lo que provoca las roturas y debilitamiento.
Heridas. Puede que aparezcan extrañas heridas, como si se trataran de rozaduras tanto en piernas como pies y tobillos. Estas heridas se producen por la resequedad de la piel, si la sangre no llega a las capas superficiales de la piel, esta se descama produciéndose las manchas o heridas que acabamos de comentar. Algo parecido les ocurre a las personas fumadoras, los efectos de la nicotina provocan que las terminaciones sanguíneas se vuelvan más finas, aportando menos oxígeno a las capas superiores de la piel.
Remedios naturales para mejorar la circulación
A continuación señalamos algunos de los mejores remedios caseros para mejorar la circulación y así disfrutar de un mejor estado de salud.
Pimienta roja
A medida que nos vamos haciendo mayores, aparecen los problemas de circulación, los cuales están causados porque los vasos sanguíneos pierden elasticidad y dificultan el viaje de la sangre por todo el organismo. Si sufres de este mal, aquí te traemos un remedio casero que funciona súper bien para estimular la circulación del organismo a base de pimienta roja. Es un remedio natural muy popular por su gran efectividad.
Como ingredientes necesitas pimienta roja y agua. Ya ves que son ingredientes muy sencillos, fáciles de conseguir y que incluso seguro que tienes en tu cocina.
En primer lugar, calienta un litro de agua. Cuando lo tengas listo, pasa el agua a una palangana y añade un poquito de pimienta roja. Introduce los pies en el remedio durante una media hora para que haga efecto. Puedes probarlo todos los días, preferiblemente por la noche hasta que mejoren los problemas de circulación.
Cebolla
Un remedio perfecto para aquellas personas que sufren de mala circulación. Si es tu caso, pruébalo porque es de lo mejor que hay. En primer lugar, porque sólo necesitas algunas cebollas para hacerlo, un ingrediente muy fácil de conseguir y que seguro que tienes en casa. En segundo lugar, porque te llevará sólo un par de minutos prepararlo. Y, por último, porque es realmente efectivo para estimular la circulación del organismo.
Para preparar este remedio tienes que poner a hervir un litro de agua. Cuando llegue a su punto de ebullición, añade tres o cuatro cebollas y deja a fuego lento 10 minutos. Retira y cuela para quedarte con el caldo de cebolla. Ponlo en una palangana mientras esté caliente e introduce los pies una media hora para que haga efecto.
Además, si tienes mala circulación, es súper importante que hagas algo de ejercicio. No tiene que ser nada complicado, con dar un paseo o montar en bicicleta media hora al día es suficiente.
Pino
La mala circulación es un mal muy frecuente, sobretodo en personas de avanzada edad. Las principales causas son el colesterol, el consumir alimentos pobres en fibra o no tomar suficientes líquidos, entre otros. Si es tu caso, no te preocupes, porque con este remedio casero a base de ramas de pino que te proponemos hoy vas a ver como tu circulación mejora un montón.
Como ingrediente únicamente necesitas unas ramitas de pino que puedes comprar en un herbolario.
Para preparar este remedio contra la mala circulación, pon a hervir medio litro de agua y, cuando llegue a su punto de ebullición, agrega unos 100 gramos de ramitas de pino. Retira del fuego, tápalo y déjalo en reposo unos 25 minutos. Cuando pase el tiempo cuela el remedio y añade al agua de tu bañera que tiene que estar templada. Sumérgete unos 10 minutos para que el pino haga su efecto.
Además, para estimular la circulación es recomendable que tomes alimentos ricos en potasio como por ejemplo los plátanos.
Zumo para activar la circulación
El padecer un problema de circulación, en principio, no es un mal grave. Aunque si es verdad que hay que tratarlo para evitar enfermedades cardiovasculares graves en un futuro. Y, si quieres hacerlo de una manera totalmente natural, prueba con este remedio casero que te proponemos este zumo que es rico en antioxidantes. Tomando este zumo tres veces por semana mejorará tu circulación sanguínea porque te va a ayudar a bloquear la formación de placa grasa en las arterias.
Como ingredientes necesitas 1 rebanada de melón, 1 taza de uvas verdes, 4 hojas de menta y agua. Como ves, son cosas muy sencillas de conseguir.
Lo primero que tienes que hacer para preparar el remedio es lavar bien todos los ingredientes. Después, trocea la rebanada de melón y pica las hojas de menta. Cuando lo tengas todo listo, mete todos los ingredientes en la licuadora y licua por unos segundos.
Zumo de pera, naranja y jengibre
Si sufres de mala circulación, es mejor que le pongas remedio cuanto antes. Pero, para ello, no es necesario que te gastes un dineral en medicamentos. Puedes probar con este remedio natural que puedes preparar tú mismo en casa de una manera muy rápida y sencilla. Un zumo de pera, naranja y jengibre que te ayudará a activar la circulación de la sangre y, además a poner en marcha tu organismo.
Para hacerlo, necesitas 2 peras, 4 naranjas y 1 trozo de 2,5 cm de raíz de jengibre. La raíz de jengibre es un ingrediente que venden en las herboristerías y que no es muy caro.
Primero, lava bien todos los ingredientes. En segundo lugar, tienes que cortar las peras para retirarles el corazón y las semillas y exprimir las naranjas hasta conseguir un zumo. Trocea las peras y el trozo de raíz de jengibre y ponlos en la licuadora. Licua durante 5 segundos y mezcla con el zumo de naranja. Se recomienda tomar tres vasos de este zumo por semana.