Economía

Cómo elegir un seguro médico privado

Cómo elegir un seguro médico privado

A continuación te presentamos una pequeña guía para elegir un seguro médico privado, descubriendo las ventajas y coberturas según el tipo de seguro elegido.

Autor: Hogarmania

Cada vez son más compañías las que ofertan seguros médicos privados y, como consecuencia, se ha ampliado los modelos de póliza a los que podemos acceder. Y a la par que aumentan los modelos de seguro médico, también lo hacen las ofertas. Cómo media, y dependiendo de la edad del asegurado y la cobertura elegida, la cuota mensual puede variar entre los 50 y los 200 euros.

Guía para elegir un seguro médico

Ver imagen en grande.

Ventajas del seguro médico privado

Frente a la sanidad pública, los seguros privados tienen una serie de ventajas. Quizás la más significativa de todas es que se reducen drásticamente los tiempos de espera para ser atendidos, pero también otras como elegir el cuadro médico que queremos que nos atienda; poder ir a un especialista sin necesidad de pasar primero por el médico de cabecera; elegir el hospital al que quieres asistir o en caso de ingreso hospitalario, tus acompañantes disfrutarán de mejores condiciones: camas supletorias, dietas, etc.

El precio del seguro médico privado

El precio de un seguro médico varía en función de tres factores:

  • El sexo del asegurado: a la hora de elegir una póliza de seguros tienes que tener en cuenta las necesidades en función del sexo del tomador de seguro.
  • La edad del asegurado: el precio aumenta a medida que cumples años. También tendrán en cuenta tus hábitos de vida y tu estado de salud actual. Algunos seguros médicos o pólizas no admiten asegurados mayores de 65 años.
  • Las coberturas ofrecidas: a mayor cobertura médica, mayor será el precio de la póliza. Busca la que mejor se adapte y no contrates cosas que no necesitas.

Tipos de seguro médico

Aunque varían dependiendo de la compañía, los seguros médicos privados más comunes se dividen en la siguiente tipología.

  • Cuadro médico sin copago: pagas una prima única y puedes asistir a las consultas médicas tantas veces como necesites sin pagos adicionales dentro del cuadro médico que ofrezca la aseguradora.
  • Cuadro médico con copago: además de la prima anual, tendrás que pagar por cada visita o consulta, pruebas o diagnósticos. El precio varía dependiendo del producto y se paga con el siguiente recibo del seguro médico. La prima anual es más barata que la modalidad “sin copago”.
  • Cuadro médico con reembolso: la aseguradora nos permite libre elección de médicos y clínicas, pero aquellos servicios que no se encuentran en el cuadro médico de la aseguradora se pagan por adelantado. Las aseguradoras suelen reembolsar entre el 70 y 100% de los costes, según lo establecido en la póliza.
  • Cuadro médico sin hospitalización: el seguro médico cubre consultas y pruebas diagnósticas, pero no incluye la posibilidad de hospitalización.
  • Seguro médico dental: es un seguro médico que tan solo incluye los tratamientos y servicios dentales.

Las coberturas del seguro médico

Normalmente, las coberturas de los seguros médicos son muy parecidas. Las más comunes son:

Medicina general y enfermería: eliges tu médico de cabecera y el servicio de enfermería así como los especialistas a los que quieres acudir.

  • Pediatría y puericultura: asistencia médica para los menores y recién nacidos incluidos en la póliza.
  • Hospitalización: puedes elegir al hospital privado que desees y, normalmente, garantizan una habitación individual.
  • Hospital de día: estancia en unidades hospitalarias por un periodo inferior a 24 horas.
  • Servicio de urgencias: servicio 24 horas de urgencia en asistencia domiciliaria y de hospitalización.
  • Diagnósticos y tratamientos: el asegurado puede acceder a diferentes técnicas de diagnósticos y tratamientos muy variados. Desde oncología, pasando por enfermedades respiratorias, rehabilitación o tratamiento del dolor.
  • Planificación familiar: algunas pólizas incluyen servicios de planificación familiar como el diagnóstico en caso de esterilidad o infertilidad, la implantación de DIU, vasectomía o ligadura de trompas.
  • Cobertura dental: suele incluir una limpieza bucal anual, consulta con el dentista o odontólogo.

NO suelen entrar dentro de la cobertura de un seguro médico medicinas, a excepción de tratamientos oncológicos o anestesias; enfermedades o lesiones producidas en actividades profesionales o deportes de alto riesgo y la cirugía plástica por motivos estéticos. La cobertura o no en el extranjero también dependerá del tipo de póliza.

Por todo esto, antes de contratar un seguro médico privado tenemos que tener en cuenta:

El cuadro médico

Antes de contratar un seguro médico pregunta por los profesionales, clínicas y hospitales con los que tienen convenios.

Las carencias

Pregunta por el periodo de carencia. La carencia indica el tiempo que debe transcurrir entre el alta en un seguro médico y la posibilidad de utilizar un determinado servicio de asistencia sanitaria. Varía dependiendo de la compañía.

Las coberturas

Asegúrate de que la póliza que contratas cubre todas tus necesidades. Pregunta por los periodos de carencia y si tiene o no servicio en el extranjero.

El precio

Antes de contratar cualquier seguro médico compara con otros productos del mercado. Hoy en día hay una amplia variedad de seguros médicos que, además, se pueden personalizar. ¡No pagues por aquello que no necesitas!

Además