Economía

¿Qué pasa con mis ahorros si quiebra el banco?

¿Qué pasa con mis ahorros si quiebra el banco?

Autor:

El comparador de cuentas y depósitos bancarios HelpMyCash.com nos explica qué pasaría con nuestro dinero si el banco quebrase.

Hasta el inicio de la crisis, la posibilidad de que un banco quebrase resultaba lejana. Quizá el caso más sonado fuese la intervención por parte del Banco de España de Banesto en 1993. Sin embargo, no estábamos acostumbrados a los rescates, la mayoría desconocíamos el significado del término “quita” y, en general, éramos pocos los que nos planteábamos la posibilidad de que un banco desapareciese.

Sin embargo, son muchos los que al calor de la crisis han empezado a cuestionarse la fortaleza del sistema bancario y la pregunta que se han hecho muchos ha sido casi inevitable: ¿están seguros mis ahorros en el banco? ¿Qué ocurriría si mi entidad quebrase?

El FGD, la póliza del pequeño ahorrador

Gracias al Fondo de Garantía de Depósitos español, al que están obligados a adherirse todas las entidades que operan en España, salvo las sucursales de bancos extranjeros que ya cuentan con el paraguas de un FGD similar, los ahorradores españoles disfrutan de una cobertura que les garantiza la recuperación de hasta 100.000 euros por titular en cada banco. Eso sí, únicamente protege el dinero invertido en cuentas a la vista y depósitos a plazo. En el caso de que uno de los productos anteriores tuviese más de un titular, garantizaría esa cantidad por cada uno de ellos, señalan desde el comparador HelpMyCash.com.

Así, por ejemplo, si un banco quebrase, todos los tenedores de cuentas y depósitos recuperarían el dinero que tuviesen en esos productos con un máximo de 100.000 euros cada uno. Y si un depósito tuviese dos titulares, el FGD garantizaría el doble, 200.000 euros. ¿Y qué ocurre con el dinero que supere el importe máximo de la indemnización? Aquellos ahorradores que tengan más de 100.000 euros seguirían siendo acreedores del banco.

El Fondo de Garantía de Depósitos español abonará el importe al que tengan derecho los depositantes en un plazo de 20 días hábiles.

¿Y qué hay del resto de los productos?

Los depósitos y las cuentas a la vista disfrutan de una doble garantía: la del propio banco y la del Estado a través del FGD. Pero la cartera de muchos ahorradores puede extenderse más allá de estos clásicos del ahorro. El orden de prelación hace referencia a la prioridad de cobro que tienen los tenedores de los distintos productos comercializados por los bancos en caso de quiebra, es decir, especifica cómo se repartirían “los restos” de un banco una vez quebrado y quién recuperaría antes su dinero.

Depósitos y cuentas, cédulas hipotecarias y bonos seniors serían los primeros productos reembolsados en el caso de que el banco entrase en concurso de acreedores. Tras ellos vendrían los bonos subordinados, las preferentes y, en último lugar, las acciones.

El Fogain, el aliado de los inversores

Si el pequeño ahorrador cuenta con la garantía del FGD, los inversores también tienen un pilar en el que apoyarse. El Fondo de Garantía de Inversiones (Fogain) ofrece “a los clientes de las sociedades de valores, agencias de valores y sociedades gestoras de carteras la cobertura de una indemnización en caso que alguna de estas entidades entre en una situación de concurso de acreedores o declaración de insolvencia por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores”. La indemnización ascenderá hasta un máximo de 100.000 euros y tendrán derecho a ella los clientes de las entidades adheridas al organismo que por su situación no puedan reembolsar el dinero o los valores.