Economía

Seguros vinculados de las hipotecas: voluntarios solo en teoría

Seguros vinculados de las hipotecas: voluntarios solo en teoría

Autor:

Es importante saber que para acceder a un préstamo hipotecario no es obligatorio contratar un seguro a través de la mediación de la entidad.

Uno de los aspectos a los que hay que prestar atención antes de contratar una hipoteca es la vinculación, ya que para conseguir un producto de este tipo con unas buenas condiciones suele ser necesario “atarse” al banco de distintas maneras. Desde el comparador HelpMyCash.com señalan que firmar uno o varios seguros es, junto a domiciliar la nómina, el requisito más exigido, pero es importante saber que para acceder a un préstamo hipotecario no es obligatorio contratar un seguro a través de la mediación de la entidad.

Los seguros de las hipotecas no son obligatorios

La regulación española establece que un banco no puede forzar a un cliente a suscribir un seguro si este quiere acceder a una hipoteca. El único seguro que hay que firmar en estos casos es el de antiincendios obligatorio, que puede contratarse a través de cualquier compañía aseguradora.

Sin embargo, es cierto que, en la práctica, el poder está en manos del banco, que de un modo u otro nos puede empujar a contratar sus seguros. En unos casos, puede ser menos sutil y negarse a conceder la hipoteca si no cumplimos sus exigencias argumentando que no contamos con un perfil solvente, mientras que en otros puede incrementar el tipo de interés aplicado en el caso de que no firmemos todos los productos vinculados al crédito.

Es por eso que, en la mayoría de las ocasiones, para conseguir una hipoteca con un interés atractivo es necesario reunir una serie de requisitos de vinculación; entre ellos el de firmar uno o varios seguros (los de hogar y de vida son los más habituales). En caso de no cumplirlos, el tipo aplicado puede llegar a subir hasta en un punto porcentual, dependiendo de las condiciones establecidas por cada banco.

Seguros vinculados de las hipotecas: voluntarios solo en teoría

¿Compensa contratar seguros para rebajar el interés?

En estos casos, es recomendable hacer cuentas para valorar si realmente sale a cuenta firmar los seguros a través del banco. Para hacerlo podemos calcular cuánto nos costaría la hipoteca con la bonificación y cuánto pagaríamos en total en el caso de contratar los seguros por nuestra cuenta y no disfrutar de la reducción del interés.

Otro aspecto que debemos tener presente sobre este tipo de bonificaciones es que nos obligan a “atarnos” al banco. Dicho de otro modo, si en algún momento dejamos de cumplir las condiciones acordadas, el interés subirá automáticamente. Por lo tanto, si decidimos no renovar alguno de los seguros, las cuotas de nuestra hipoteca se encarecerán en cuanto se revisen sus condiciones de vinculación (normalmente se hace una vez al año).

Si preferimos no “atarnos” al banco de este modo, tenemos ante nosotros dos opciones: o bien contratar una hipoteca con vinculaciones sin coste (como simplemente la domiciliación de nómina o de recibos), o bien acudir a una entidad que no nos exija vincular el crédito a uno o más seguros. En el segundo caso, es posible que tampoco tengamos que cumplir otras condiciones de vinculación (como contratar tarjetas o planes de pensiones, por ejemplo), lo que nos puede salir a cuenta a largo plazo dependiendo de las condiciones del préstamo.