Economía

Guía para trabajar desde casa

Guía para trabajar desde casa

Establecer una rutina, adaptar el espacio de trabajo y marcar un horario son algunos de los principales consejos que dan los especialistas.

El teletrabajo, también conocido como trabajo a distancia, es una modalidad en la que el empleado trabaja fuera de la oficina. Una fórmula con la que numerosas empresas han conseguido alcanzar la conciliación familiar y laboral.

Pero, ¿cómo puedo organizarme y adaptarme a esta nueva forma de trabajo?

El teletrabajo es una forma de organización del trabajo que te ofrece la posibilidad de realizar el trabajo desde el hogar. Para ser productivos y rendir de la misma forma que si se estuviese en la oficina, los profesionales recomiendan prestar mucha atención a la organización y a la planificación.

No te pierdas unos sencillos consejos que te ayudarán a que empezar a trabajar desde casa sea mucho más sencillo.

Establecer una rutina

Utilizar la ropa del trabajo, marcar bloques de tiempo para cada una de las tareas y acondicionar el espacio acorde a las necesidades son algunas de las recomendaciones que más repiten los expertos cuando hacen alusión a esta forma de trabajo. Unas sencillas pautas con las que la adaptación a este nuevo espacio será más sencilla.

Marcar un horario

Trabajar desde casa no significa que no haya horarios. Lo ideal para conseguir los objetivos es crear unas rutinas de trabajo y descanso diarias. Es un error creer que se tiene todo el día para realizar las tareas porque, pensando así, lo único que se conseguirá será dedicar más horas al trabajo de las que se deberían. Por ello, es fundamental establecer un horario y cumplirlo a rajatabla para crear un hábito y separar el ocio de las obligaciones laborales.

Hacer pequeños descansos

Los profesionales señalan que lo más indicado para ser productivos cuando teletrabajamos es, por un lado, marcar bloques de tiempo para cada una de las tareas y tomar un pequeño descanso entre cada uno de los bloques. De esta forma, lo que se consigue es descansar y volver a ponerse delante de la pantalla del ordenador con energía y la mente despejada.

Adaptar el espacio de trabajo

Antes de empezar a trabajar desde casa es importante elegir el espacio donde se va a llevar a cabo esa tarea. Es recomendable seleccionar un espacio lo más similar posible a tu lugar de la oficina. El espacio que selecciones deberá contar fundamentalmente con un espacioso y ordenado escritorio, una silla ergonómica y un ordenador con las funcionalidades necesarias para llevar a cabo las tareas.

Evitar distracciones

Es esencial que asimiles y seas consciente de que tu casa es tu nuevo espacio de trabajo. Por ello, es aconsejable que, además de adaptar el ambiente y entorno de trabajo, se evite cualquier tipo de distracción. Trata de dejar fuera de tu vista cualquier elemento que no necesites y, en algún momento determinado, pueda llamar tu atención.

Por último, te recomendamos que dediques unos minutos a preparar tu área de trabajo para que, una vez empieces tu jornada laboral en casa, no haya nada que pueda retrasar tus tareas.

Tags relacionados mesa de trabajo

Además