Economía

¿Vale la pena complementar la pensión pública con un plan de pensiones privado?

¿Vale la pena complementar la pensión pública con un plan de pensiones privado?

El comparador de productos financieros HelpMyCash.com nos explica en qué casos vale la pena contratar un plan de pensiones.

Autor: Hogarmania

La viabilidad del sistema de pensiones español lleva tiempo en entredicho, de ahí que muchos se planteen ahorrar por su cuenta para la jubilación. En España, a diferencia de en otros países, tenemos un sistema de reparto, mediante el cual los trabajadores que actualmente cotizan financian las pensiones de los que ya se han jubilado. Esto provoca que cuantos menos contribuyentes y más pensionistas haya, más difícil será mantener el sistema y no olvidemos que hoy en día la sociedad española envejece por momentos.

Aunque la afiliación a la Seguridad Social en España es obligatoria mientras se trabaja y no tenemos la oportunidad de elegir entre realizar aportaciones al sistema público de pensiones o a uno privado, sí podemos ahorrar cada mes por nuestra cuenta para complementar la pensión pública que recibiremos en el momento de la jubilación. Y la forma clásica de hacerlo es contratando un plan de pensiones. Pero ¿compensa en todos los casos? El comparador financiero HelpMyCash nos lo explica.

¿Qué ventajas tienen los planes de pensiones?

Ahorrar siempre compensa, la diferencia está en qué medio usamos. Los planes de pensiones privados tienen dos desventajas importantes.

Primero, la disponibilidad del dinero es muy reducida, ya que las aportaciones solo pueden rescatarse en contingencias muy concretas como la jubilación, enfermedad grave, discapacidad, etc., o bien pasados diez años desde que se realizó la aportación.

Segundo, la mayoría de los planes de pensiones no están garantizados. Los ahorradores están sujetos a las fluctuaciones del mercado y pueden acabar perdiendo dinero. Si los activos en los que invierte el plan de pensiones no evolucionan satisfactoriamente, el producto puede registrar pérdidas. Eso es precisamente lo que ha pasado en 2018. Los planes de pensiones se han visto arrastrados por la mala evolución de los mercados y al cierre de 2018 la rentabilidad media de todos los tipos de planes de pensiones ha sido negativa. Además, no olvidemos que los planes tienen comisiones que merman la rentabilidad final.

Entonces, ¿qué ventaja tienen? La fiscalidad. La principal razón para ahorrar en un plan de pensiones y no hacerlo en una cuenta corriente, un fondo de inversión o un depósito es su beneficio fiscal.

Pareja analizando las ventajas de complementar la pensión pública con un plan de pensiones privado.

La fiscalidad de los planes

Grosso modo, las aportaciones realizadas a un plan de pensiones están exentas de tributación, es decir, reducen la base imponible del IRPF y provocan que mientras estamos ahorrando, paguemos menos impuestos. Pongamos un ejemplo: un español que cada año gane 25.000 euros brutos por su trabajo, pagará impuestos sobre ese importe, pero si ahorra 5.000 euros en un plan de pensiones (la aportación máxima anual es de 8.000 euros), sus impuestos se calcularán sobre la base de 20.000 euros, lo que provocará que el importe a pagar a Hacienda sea menor.

Además, en algunos casos aportar a un plan de pensiones no solo hace que el IRPF se calcule sobre una base inferior, sino que además el contribuyente baja un escalón en la escala del IRPF, por lo que aún se paga menos.

Además, rentabilizamos un dinero que debería ser del Estado y generamos intereses sobre ese capital que, de no haber apostado por un plan de pensiones, no tendríamos.

Pero no es oro todo lo que reluce. En realidad, no es que no se paguen impuestos, sino que su abono se aplaza. En el momento del rescate, las rentas obtenidas de un plan de pensiones tributarán como rentas del trabajo. No obstante, lo más probable es que en el momento en el que nos retiremos nuestros ingresos se reduzcan, por lo que en ese momento nuestro IRPF será inferior. He aquí el quid de la cuestión: el dinero que retiremos de un plan de pensiones en el momento de la jubilación podrá estar gravado por un tipo impositivo inferior al que hubiésemos pagado mientras ahorrábamos, ya que nuestros ingresos totales en ese momento serán inferiores.

Pero para conseguirlo, es necesario rescatar los fondos del plan de pensiones de manera que el IRPF que se pague en ese momento no supere al que pagaríamos ahora. Esto no suele producirse cuando se rescata todo el dinero de golpe, ya que, de repente, ese año el cliente recibe rentas muy elevadas y puede acabar pagando más dinero en impuestos del que hubiese pagado mientras estaba en activo. En ese caso no habría ahorro fiscal.

Así pues, ¿vale la pena ahorrar para complementar la jubilación? La respuesta a esta cuestión suele ser que sí. Pero ¿vale la pena hacerlo a través de un plan de pensiones? En este caso, la respuesta variará en función del cliente, principalmente de su aversión al riesgo y de si tiene o no un beneficio fiscal.

¿Vale la pena complementar la pensión pública con un plan de pensiones privado?

Además