Hogarmania.com
Hogarmania.com

Economía

7 consejos para ahorrar energía en casa


El encarecimiento de la energía hace que miles de familias sufran de pobreza energética en sus hogares. Y su derroche no hace más que incidir de forma negativa en la salud del planeta.

Para evitar ambas situaciones, te proporcionamos 7 consejos para ahorrar energía en tu casa y ser más responsable con el medioambiente.

En los últimos años, el consumo energético se ha incrementado de forma desmedida. Y como dice el dicho "a mayor demanda, mayor precio" vemos cómo se encarecen las energías más básicas del planeta: la luz y el gas.

Ya vimos por qué se producía una subida en el precio de la luz, así como los mejores consejos para ahorrar en su consumo. Sin embargo, en esta ocasión nos queremos centrar en la base del todo, en cómo ahorrar energía en casa, un hábito que podría ahorrarte cientos de euros, dólares y pesos en casa.

Lo mejor es que no solo cuidas la economía de tu familia, sino también la salud del planeta.

7 consejos para ahorrar energía en casa

1. Reemplaza las bombillas

Aunque las luces LED están de moda y se están instalando en prácticamente todas las viviendas, a día de hoy, muchas personas siguen utilizando lámparas y bombillas incandescentes. Este tipo de bombillas no son ecológicas, pues el mercurio que contienen no se puede reciclar, y tampoco son económicas pues se sobrecargan, consumen más luz que una bombilla Led y, si están en mal estado, pueden causar cortes en casa.

Hoy en día existen en el mercado bombillas LED con todo tipo de roscas (E27, GU10, etc.) e incluso tubos fluorescentes LED. El consumo de esta tecnología con respecto a la iluminación incandescente y de bajo consumo sería:

Tabla de consumo

Además de la ventaja del ahorro energético, la iluminación LED tiene una vida útil superior a las bombillas de bajo consumo, además de no perder potencia lumínica con el paso del tiempo.

Cómo ahorrar energía en casa

2. Evita los sistemas de calefacción por resistencias eléctricas

Los sistemas de calefacción por resistencias eléctricas (o efecto Joule) pueden hacer que nuestra factura de la luz se eleve a las nubes. Nos referimos a los radiadores eléctricos, calefactores de aire, calor azul, etc., equipos que consumen un vatio de energía eléctrica por cada vatio generado de calefacción.

Esto, unido al elevado precio de la electricidad, hace que la calefacción por resistencias eléctricas sea un sistema ineficiente en términos económicos.

No debemos confundir estos sistemas con las bombas de calor, aunque éstas también funcionan con electricidad, su rendimiento es mucho mayor, pueden llegar a ofrecer 4W de calefacción con un consumo de 1W. Si tenemos por ejemplo una habitación de 15m2 y la calentamos con un radiador eléctrico, estaremos consumiendo 1.300W.

Por lo tanto, una hora de calefacción saldría a 0,25 euros. Si en este mismo ejemplo utilizásemos una bomba de calor, el consumo sería de aproximadamente 325W y gastaríamos 0,06 euros a la hora.

3. Desenchufa los aparatos

El consumo fantasma sí existe y se produce por tener todos los aparatos y electrodomésticos conectados a una toma de corriente.

La mayoría de electrodomésticos y electrónica de consumo de hoy en día no se apagan al 100% cuando pulsamos el botón OFF, siempre mantienen una pequeña luz roja (o no) y ciertas funciones internas que consumen una pequeña cantidad de energía.

Aunque la potencia en stand by de este tipo de equipos es muy baja, la suma de todos ellos durante las 24 horas del día y los 365 días del año puede ser representativa en nuestra factura de la luz.

Algunos consumos en stand by de diversas pruebas realizadas nos revelan que una televisión puede llegar a consumir 0,6W, una videoconsola 2,4W o un reproductor de DVD 4,1W. La suma de estas pequeñas potencias equivale aproximadamente a 68kWh al año, unos 13 euros anuales que podríamos ahorrarnos con un simple gesto.

La solución pasa por desenchufar los electrodomésticos que no utilices o, al menos, los que no utilices habitualmente. También existen dispositivos específicos para la eliminación de consumos en stand by.

Claves para ahorrar energía en casa

Estos son los cinco electrodomésticos que más energía consumen.

4. Utiliza programadores horarios

Los programadores horarios semanales pueden ser un instrumento bastante útil para ahorrar energía, estos aparatos tienen un coste muy bajo (alrededor de 10 euros) y un consumo casi despreciable, veamos cómo pueden ayudarnos:

Termo eléctrico

Es posible que calentemos el agua de nuestra vivienda con un termo eléctrico, lo más normal es que usemos la mayor parte del agua caliente en las duchas de la mañana, por lo tanto ¿por qué mantener el agua caliente en el interior del termo todo el día?

Hemos hecho diversos test de consumo en varios termos y hemos llegado a la conclusión de que, si solo necesitamos agua caliente por las mañanas, la mejor opción es programar el termo para que funcione solamente unas horas antes de la primera ducha, de esta forma evitaremos el consumo asociado a mantener el agua caliente durante el resto del día. Lo que supone un ahorro medio del 25% al aplicar esta medida.

Router, módem, repetidores WIFI, etc.

Casi todas las viviendas cuentan con alguno de estos equipos para conectarse a Internet, aunque no son grandes consumidores de energía, se pasan las 24 horas encendidos.

Si utilizamos un programador para apagarlos en las horas nocturnas y mientras estamos en nuestro puesto de trabajo, conseguiremos un ahorro de energía en torno a los 12 euros al año.

Cómo ahorrar energía en casa

5. Aísla tu vivienda

¿Sabías que unas cortinas gruesas aislarán tu casa de forma natural proporcionándote calor en invierno? Durante esta estación del año es cuando más se consume electricidad y gas, por lo tanto, saber cómo calentar la casa en invierno sin dejarnos medio sueldo en la factura será clave para ahorrar.

Por ejemplo, puedes aislar las ventanas y puertas con burletes de forma que el frío se mantenga a raya u optar por sistemas de calefacción más baratos como las estufas de gas o la bomba de calor.

6. Apaga las luces

Así como puedes ahorrar sustituyendo las bombillas incandescentes por las bombillas LED, es preciso que sepas controlar el gasto energético. Un simple acto como apagar las luces cuando no estás en una habitación es un gran gesto para tu bolsillo y para el medio ambiente.

Recuerda, la luz supone el 20% del gasto energético en los hogares y apagar la luz puede suponer un buen ahorro.

Otro gran gasto del hogar es la energía que consume la lavadora. Sí, ese electrodoméstico que nos trae de cabeza por la noche. Pues bien, se estima que un 11,8% del gasto de energía corresponde a este electrodoméstico. Saber usar los programas adecuados y los productos adecuados será clave para su ahorro.

Consejos para ahorrar energía en casa

7. Contrata la factura de la luz adecuada

Ni todas las facturas de la luz son iguales ni todas las casas consumen de la misma forma. Saber contratar la compañía de luz correcta o, incluso comprar la luz directamente al mayorista de la luz es clave para controlar el gasto de energía en el hogar.

Ahora bien, existen diferentes tarifas que puedes contratar. Por una parte, está la tarifa fija de luz (se paga el mismo precio kWh todos los días del año) y la tarifa variable de luz o precio PVPC. La primera se contrata con un precio único a las comercializadoras (Endesa, Iberdrola, EDP, Naturgy, Total Energies) mientras que el segundo depende directamente de los precios que se fijan en el mercado de la luz, día a día.